Baleares

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (601 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
AZORÍN

VIDA E IDEAS

Nació en Monóvar (Alicante), en 1873, y se llamaba José Martínez Ruiz. Estudió Derecho, pero se dedicaría toda su vida al periodismo. Tras una juventud exaltada, suexistencia transcurrió apacible, sin incidentes dignos de nota. Desde 1904 utilizó el seudónimo de Azorín (apellido del protagonista de sus primeras novelas).Como sabemos, de joven profesó ideasrevolucionarias y, tras su participación en el "grupo de los Tres", derivó hacia el conservadurismo (fue diputado conservador en varias ocasiones) y una valoración de la España tradicional. Paralelamente, en loreligioso, pasó de su anticlericalismo inicial a un escepticismo sereno para terminar proclamando "un catolicismo firme". Su filosofía está centrada en una obsesión por el Tiempo, por la fugacidadde la vida. Pero no hay en él el patetismo de Unamuno, sino una tristeza íntima y el anhelo de apresar lo que permanece por debajo de lo que huye. Es, cada vez más, un espíritu nostálgico que vivepara evocar.

LOS TEMAS

Ese temperamento suyo se muestra en la temática dominante de su obra. Veámoslo. En primer lugar, las evocaciones de su infancia y juventud. En segundo lugar -y sobre todo-sus evocaciones de tierras y hombres de España. Son numerosas las páginas en que revive el pasado, sus ciudades, sus figuras históricas y literarias o sus gentes sencillas -lo veremos en la lectura-,con especial atención a los aspectos cotidianos, escondidos (la "intrahistoria").Sus pinturas de paisaje merecen párrafo aparte. Tras sus innumerables viajes, pintó todas las tierras de España,pero-una vez más- son inolvidables sus264 José Martínez Ruiz, "Azorín" (1873-1967).visiones de Castilla: sus perfiles físicos y su "alma". Y el alma de Azorín. "El paisaje somos nosotros -decía-; y elpaisaje es nuestro espíritu, sus melancolías, sus placideces; sus anhelos." De nuevo, pues, el subjetivismo, la sintonía entre paisaje y alma. Como nadie tal vez, Azorín proyectó sobre lo que veía su...
tracking img