Baltazar Grasiasn

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1310 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de febrero de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
BALTASAR GRACIAN



Baltasar Gracián y Morales; Belmonte de Calatayud, España, 1601 - Tarazona, id., 1658) Escritor y jesuita español. Hijo de un funcionario, estudió en un colegio jesuita de Calatayud y en la Universidad de Huesca, tras lo cual ingresó, en 1619, en la Compañía de Jesús, probablemente en Tarragona, donde se encontraba el noviciado de laprovincia.
Se dispone de escasa información sobre su vida entre esta fecha y 1635, año de su ordenación sacerdotal. Se sabe que en 1628 se encontraba en el colegio de Calatayud, donde es presumible que ejerciera como docente, y que su posterior paso por el colegio de Huesca le permitió entrar en contacto con medios muy cultos. Dotado de gran inteligencia y de una elocuencia a la vez rica ylímpida, a partir de 1637 se dedicó en exclusiva a la predicación.

Baltasar Gracián
En Zaragoza fue nombrado confesor del virrey Nochera, a quien acompañó a Madrid, donde residió por dos veces entre 1640 y 1641, por lo que frecuentó la corte y trabó amistad con el célebre poeta Hurtado de Mendoza. Después de una corta estancia en Navarra con el virrey, ambos se dirigieron a Cataluña para sofocar larevuelta. En 1642, Nochera murió violentamente como consecuencia de su oposición a la sañuda política represiva que había adoptado la Corona en Cataluña.
Ejerció por un tiempo de secretario de Felipe IV, tras lo cual fue enviado, en parte como castigo de la Compañía por sus ideas y escritos, a combatir contra los franceses en el sitio de Lérida (1646). Su obra más conocida, El criticón, aparecióen 1651, firmada por García de Marrones, anagrama de su nombre, disimulo que no pudo evitar el agravamiento de sus problemas con la Compañía de Jesús, que le aplicó una sanción ejemplar. Poco después se trasladó a Zaragoza como catedrático
.

ESTE ES UN POEMA

Triste cosa es no tener amigos,pero más triste debe ser no tener enemigos,
porque quien enemigos no tenga, señal de que
no tiene: ni talento que haga sombra, ni valor que leteman,
ni honra que le murmuren, ni bienes que le codicien,
ni cosa buena que leenvidien.

ESTA ES NA OBRA LLAMADA EL CRITICON
Del padre don Antonio Liperí, clérigo regular, doctor en Teología y en ambos
Derechos. Por comisión del excelentísimo señor conde de Lemos y de Castro,
Virrey y Capitán General deste Reyno
He leído con atención, según la orden de V. E., el libro intitulado El Criticón, y suprimera parte, En la primavera de la niñez y en el estío de la juventud, compuesto por el
licenciado García de Mariones, y en él no he hallado cosa opuesta a las regalías de Su
Majestad, ni a las buenas costumbres, ni a la doctrina sana y católica de nuestra santa fe:
antes lo en él escrito, muy conforme a todo ello. Contiene muchos y saludables documentos
morales, declarados con sutil ingenio ycon ingeniosa sutileza, y con un lenguaje
gravemente culto y dulcemente picante; y cuanto más picante, más dulce y más provechoso
para la buena política y reformación de costumbres, pudiendo preciarse su autor de que
miscuit utile dulci, cosas bien dificultosas de juntar. Debajo de una ingeniosa fábula o de
una ficción trágica y cómica, introduce a un desdichado padre, a quien muchas y propiasdesdichas cubrieron anticipadamente de canas de senil prudencia, que sin conocer que fuese
hijo suyo propio el con quien dichosamente encontró, atiende a educarle lo más
loablemente que puede, enseñándole no sólo a hablar y a estudiar en las ciencias liberales,
sino a admirar la bella y armoniosa máquina deste mundo material y su mayor y más bella
maravilla, que es el hombre, y la admirable...