Banco mundial y universidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6876 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Banco Mundial y Universidad:
el fin de la autonomía,
el comienzo del nuevo cogobierno*



Hugo Aboites
Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco
[pic]
*Ponencia presentada en la Reunión de Análisis de las
Ciencias, la Educación y la Cultura, CUernavaca, Morelos,
13 de Julio de 1996, misma en la que fundó la Asociación
Mexicana por la Educación la Ciencia y la Cultura (AMECC)El Banco Mundial tiene muchas preocupaciones y recomendaciones respecto de la educación superior latinoamericana y mexicana específicamente. Quisiera fijarme principalmente en alguna de ellas y luego hacer un par de propuestas.

        Hablar del quehacer científico en México es hablar de la universidad. A diferencia del caso estadounidense, donde el sector privado tiene una importanteresponsabilidad en la ciencia y tecnología de hecho agrupa al 43% de los 26,517 centros de investigación1, en México la industria privada sólo tiene 55 centros de investigación, de un total de 2,200. En México las universidades públicas, en contraste, cuentan con 880 centros, proporción similar a la que tienen en Estados Unidos las instituciones de educación superior2. Si además tenemos en cuenta eladelgazamiento del Estado y el cierre o transferencia de centros de empresas paraestatales y de las dependencias gubernamentales, hoy más que hace diez años la universidad es el polo de la investigación pública del país; lo que quiere decir también, que toca en gran medida a los universitarios decidir qué hacer con los dineros que la sociedad destina al conocimiento.

        La propuesta del BancoMundial, sin embargo, es en el sentido de que esos recursos no están en las manos apropiadas.



La universidad mundial del Banco Mundial

En una de esas ponencias que siempre quiere uno rescatar, un investigador norteamericano hablaba de cómo había analizado 200 estudios y propuestas hechas por el Banco Mundial a distintos países africanos, latinoamericanos y asiáticos sobre una ampliadiversidad de temas, y llegaba a la conclusión de la asombrosa similitud y repetición de las recetas en todos los países. Podemos afirmar lo mismo de las universidades: aun antes del discurso sobre la globalización, la propuesta del Banco Mundial apuntaba a un tipo mundial de universidad.

        No es una casualidad que los rasgos de la universidad que propone al mundo el Banco Mundial arranquenprecisamente de la cuestión del poder dentro de las instituciones de educación superior. En ese sentido, esa institución bancaria analiza correctamente que para llegar a cualquier cambio respecto de quién debe tener acceso al conocimiento en la universidad y qué debe conocerse en ella, es necesario comenzar planteando la cuestión del poder dentro de la misma. Para ilustrar de manera anecdótica unode los rasgos que se propone, permítaseme introducir un recuerdo personal.

        Al comenzar los estudios de maestría en el vecino país del norte, los recién llegados fuimos invitados a una ceremonia de bienvenida, a cargo del Rector, allá en los lejanos setentas. Su nombre lo recuerdo bien: se llamaba Derek Bok. Dieciocho años más tarde una invitación académica me llevó de nuevo a la mismauniversidad. En esos dieciocho años yo ya había obtenido el doctorado, había trabajado en tres universidades distintas, me había casado y tenía un hijo; pero al regresar a la misma universidad, !Oh sorpresa!, ahí estaba de nuevo mi viejo conocido Derek Bok dando la bienvenida. Cuando terminé mi estadía, dos años después, Derek seguía todavía ahí de Rector, trabado en un pleito con el sindicato.Menciono esto porque una de las recomendaciones implícitas que hace el Banco Mundial, luego de analizar las universidades mexicanas, es que sencillamente no puede ser que las universidades cambien de Rector cada cuatro años. Si en realidad se quiere elevar la calidad y la relevancia del conocimiento en las universidades, algo debe hacerse con tanta democracia universitaria.

        No es éste...
tracking img