Baudelaire: soledad, imaginación e ideal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1589 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
BAUDELAIRE: SOLEDAD, IMAGINACIÓN E IDEAL

Cuando te distancias de la época en la que vives y eres crítico con ella, es inevitable sentirte solo, pues el hecho mismo de criticarla significa que no compartes el mismo imaginario y pensamiento que aquellos que te rodean.
Baudelaire, como poeta crítico con su época, comprobó esta ineludible soledad del que se aparta del camino correspondiente a unadeterminada etapa histórica.

Baudelaire incluso difiere respecto a sus contemporáneos en el concepto mismo de soledad. Víctor Hugo, escritor tan criticado por Baudelaire, por ejemplo, consideraba que el infierno estaba todo escrito en la palabra soledad. Para Baudelaire, en cambio, soledad y multitud son, para el poeta activo y fecundo, “términos iguales e intercambiables”[1]. Quien no sepapoblar su soledad, dice Baudelaire, tampoco sabrá sentirse solo en medio de una multitud atareada. “El poeta goza del privilegio incomparable de poder ser, a su guisa, él mismo y otro”[2]. Baudelaire tiene esa asombrosa y gratificante capacidad de salir de sí mismo y contemplar aquello que lo rodea, adoptando como propias “todas las profesiones, todas las alegrías y todas las miserias que lascircunstancias le presentan”[3].

Y cuando a Baudelaire le dicen que la soledad es mala para el hombre, él aduce que seguramente lo es para “el alma ociosa y divagadora que la puebla de pasiones y quimeras” y para el charlatán que “encuentra un placer supremo al hablar desde lo alto de una trona o una tribuna, y que podría correr el fuerte riesgo de enloquecer de furia en la isla de Robinson”; pero nopara “los amantes de la soledad y el misterio”.
Bécquer dijo que la soledad era el imperio de la conciencia; Thomas Mann, que la soledad engendraba lo erróneo, desproporcionado, absurdo e ilícito, pero también hacía madurar lo original, lo audaz e inquietantemente bello, el poema.
Seguramente a Baudelaire lo desproporcionado, ilícito o erróneo no le parecería mal, pues para él la Belleza puedeencontrarse en cualquier parte:

¿Qué importa que tú vengas del Cielo o del Infierno,
¡oh Belleza! ¡Monstruo enorme, espantoso e ingenuo!
Si tus ojos, tu sonrisa, tus pies, me abren la puerta
de un Infinito amado que nunca he conocido.

De Satán o de Dios, ¿qué importa? Ángel o Sirena, 
¿qué importa, si tú haces -hada de ojos de terciopelo, 
ritmo, perfume y luz, ¡oh mi única reina!-menos horrible el mundo y más cortos los instantes?[4]

Y si para Bécquer la soledad era el imperio de la conciencia, podríamos decir que para Baudelaire la soledad fue el gran imperio de la imaginación.
En Los Proyectos, uno de los Pequeños poemas en prosa de Baudelaire, el poeta narra la historia de un hombre solitario que, en uno de sus paseos, se dedica a imaginar la esposa perfecta, la casaperfecta y el hostal perfecto. Cuando el hombre, de noche y solo, vuelve a casa, se dice a sí mismo: “Hoy he tenido, en sueños, tres domicilios en los que he encontrado un placer igual. ¿Para qué forzar a mi cuerpo a cambiar de sitio, si mi alma viaja tan de prisa? ¿Y para qué ejecutar proyectos, si ya el proyecto en sí es un goce suficiente?”[5]
I es que Baudelaire nunca quería estar en el sitioen el que estaba, para él lo importante no era el lugar, sino el viaje, el viaje metafórico y metamórfico de la imaginación.
En su poema ¡Ya!, Baudelaire habla de un viaje por el mar que representa muy bien este sentimiento suyo: “Al decir adiós a esta belleza incomparable me sentía abatido hasta morir; i es por eso que, cuando cada uno de mis compañeros dijo: “¡Finalmente!”, yo sólo puedeexclamar: “¡Ya!”[6].
El mar es el paradigma del viaje, pues más que un lugar de estancia permanente, es un medio para ir de un sitio a otro. En el mar, con el vaivén de las olas, realmente nunca estás en el mismo sitio. Como cuando usas la imaginación, “nunca estás donde estás”.
Esta sensación de no querer estar en ninguna parte es un tema vastamente tratado en la obra de Baudelaire, y la vemos bajo...
tracking img