Baudrillard

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2404 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DE LA SEDUCCIÓN – JEAN BAUDRILLARD

Normalmente, relacionamos la seducción con lo femenino. Tendemos a personificar la seducción y el arte de seducir a las mujeres. Pero está presente en muchos más ámbitos de la vida cotidiana, por no decir que, en todos, podemos encontrar elementos que intenten seducir. Veremos como en el azar, la religión y algunos otros que son de interés, nos seduce laseducción y lo compararemos con el tema de la asignatura: la política.

La seducción es un juego y un destino ya que guía a los jugadores a un fin, un fin que no inflinge las reglas. Nosotros vivimos en el orden de la ley. Solo vemos más allá de la cuando alguien comete el delito de transgredir la ley o la suspensión de lo prohibido. Además, lo que se opone a la ley es la regla, no la ausenciade regla.
La regla juega con un encadenamiento inmanente de signos arbitrarios mientras que la ley se funda en un encadenamiento de signos necesarios.
La diferencia entre las reglas del juego y las leyes puede estar en el tipo de sanción que promulgan, ya que en las primeras no hay castigo en sí mismo mientras que en las segundas

Entrar en el juego es entrar en un sistema ritual deobligación, en absoluto es libertad.
La ley describe un sistema de sentido y de valor virtualmente universal. Busca un reconocimiento objetivo, por ello, todos son iguales ante la ley.

El destino político de la seducción es el de poder convencer a las masas para llevarlos al terreno que ellos quieren, es decir, el de conseguir su voto. Para ello, no basta con un simple discurso bienredactado sino otra serie de requisitos como el atractivo, el bien hablar a la hora de transmitir el mensaje…
Como sucedía con los políticos antiguos, Hitler y Mussolini por ejemplo, eran grandes oradores que cautivaban a las masas.

Además, y como sucede en el juego, en cualquier juego, la política se puede servir del engaño. Lo puede hacer de varias maneras. Ya sea mediante las falsaspromesas, las que encontramos en las campañas electorales mayormente cuando los candidatos a ejercer y ostentar un puesto determinado, ya sea presidente del gobierno, de una comunidad autónoma, una ciudad o un pueblo o villa pueden utilizar o prometer a los votantes, a esa masa que pueden hacerles llegar al poder, con promesas que, ellos mismos saben que no van a poder cumplir o que no van a querercumplirla.

En este momento, podemos entrar en un debate sobre el no realizamiento de estas promesas en el sentido de si su incumplimiento se lleva a cabo de forma intencionada o no. Cuando un político no puede realizar esas tareas que se ha impuesto para la mejora del bienestar de la masa social que gobierna, entre la que se encuentra la gente que le ha mostrado su apoyo mediante su voto,decisión por la que se identifican con él, con sus ideas y le demuestran su confianza, se debe evaluar el por qué. Puede ser porque la situación, ya sea económica o de cualquier otra índole, no le haya permitido realizar sus planes.

Pero si en realidad, no lo ha realizado por una decisión personal, o de su partido, y ya conocían de antemano que no lo iban a hacer, ha utilizado la seducción.Aquí, la seducción se puede confundir con el deseo, o la necesidad. Una persona que tiene un problema y el político, que hace una serie de promesas entre las cuáles se encuentra la solución que tanto le agobia. Por ello, ha jugado con él y le ha seducido con sus falsas promesas. No es una forma lícita de llegar al poder pero puede ser uno de los usos, o formas, de la seducción en la política.Pero claro, la seducción es un juego, aunque estén en juego asuntos como la prosperidad de una persona o la posibilidad de encontrar un trabajo, que para el político le puede llevar al poder. Si ese determinado político llega al poder puede cumplir su promesa o no, aunque moralmente deba, al menos, intentar hacerlo.

Si el político incurre en esto, se estará saltando una regla moral política...
tracking img