Beccaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6921 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 27 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Centro de Estudios Universitarios Londres”

Derecho Penal I

Alumno: Jacobo Valenzuela Guzman

Profesor: Lic. Alberto Ledezma González

Tratado de los Delitos
Y de las Penas

Introducción

Las historias nos enseñan, que debiendo ser las leyes pactos considerados de hombres libres, han sido pactos casuales de una necesidad pasajera: que debiendo ser dictadas por un desapasionadoexaminador de la naturaleza humana, han sido instrumento de las pasiones de pocos. La felicidad mayor colocada en el mayor numero debiera ser el punto a cuyo centro se dirigiesen las acciones de la muchedumbre.

Dichosas, pues aquellas pocas naciones, que sin esperar el tardo y alternativo movimiento de las convinaciones humanas, acelerado con buenas leyes los pasos intermedios de un camino queguiase al bien, evitando de este modo que la extremidad de los males les forzase a ejecutarlo: y tengamos por digno de nuestro reconocimiento al filosofo, que desde lo oscuro y despreciado de su aposento tuvo valor para arrojar entre la muchedumbre las primeras simientes de las verdades útiles, por tanto tiempo infructuosas.

Conocemos ya las verdaderas relaciones entre los soberanos y los súbditos,y las que tienen entre si recíprocamente las naciones. El comercio animado a la vista de las verdades filosóficas, comunicadas por medio de la imprenta, a encendido entre las mismas naciones una tácita guerra de industria, la más humana y más digna de hombres racionales. Estos son los frutos que se cogen a la luz de este siglo; pero muy pocos han examinado y combatido la crueldad de las penas yla irregularidad de los procedimientos criminales, parte de la Legislación tan principal y descuidada en casi toda Europa.

Aun los gemidos de los infelices sacrificados a la cruel ignorancia y a la insensible indolencia, los bárbaros tormentos con prodiga e inútil severidad multiplicados por delitos, o no probados o quiméricos; la sociedad y los horrores de una prisión, aumentados por el máscruel verdugo de los miserables, que es la incertidumbre de su suerte, debieran mover aquella clase de magistrados que guían las opiniones de los entendimientos humanos.

El inmortal presidente de montesquieu a pasado rápidamente sobre esta materia. La verdad indivisible me fuerza a seguir las trazas luminosas de este grande hombre; pero los ingenios contemplativos para quienes escribo, sabrándistinguir mis pasos de los suyos. Dichoso yo, si pudiese como él, obtener las gracias secretas de los retirados pacíficos secuaces de la razón, y si pudiese inspirar aquella dulce conmoción con que las almas sensibles responden a quien sostiene los intereses de la humanidad.

Me tendré por dichoso, solo con tener el mérito de haber presentado el primero ha la Italia, de un modo más claro y extenso,lo que otras naciones se han atrevido a escribir y empiezan a practicar.

Pero mientras sostengo los derechos del genero humano y la invencible verdad, si pudiese contribuir a salvar de una muerte horrenda, algunas de las desgracias víctimas de la tiranía, o de la ignorancia que es igualmente funesta.

Origen de las penas

Este capítulo afirma que los hombres, cansados de vivir en uncontinuo estado de guerra, crearon las leyes, buscando mejorar la convivencia, sacrificando por eso una parte de ella para gozar la restante en segura tranquilidad.
Pero para que la convivencia mejorara era necesario que TODOS cumplieran las leyes establecidas y bastaba formar un estado soberano en su administración y legitimo deposito, por ese motivo se establecieron penas contra los infractores delas leyes, para evitar usurpaciones de los bienes. Tomando los motivos sensibles, los cuales se basan en teorías de que inmediatamente hieran en los sentidos.

Derecho de castigar

En este capítulo se explica que la pena sólo debe existir si se deriva de la absoluta necesidad.
Mientras sea más sagrada e inviolable la seguridad, y mayor la libertad que el soberano conserve a sus súbditos, más...
tracking img