Belleza fealdad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2186 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA BELLEZA EN LA FEALDAD

Radoslav Ivelic K.

Hemos venido insistiendo en la capacidad transfiguradora de la experiencia estética, capaz de sublimar incluso aquello que en la naturaleza denominamos “fealdad”; hemos insinuado que, a lo largo de la historia, el arte, gracias a la forma, crea belleza en cada obra, y, en especial en nuestro siglo, a través de relaciones de imágenes chocantes yincluso aparentemente desagradables y caóticas. Esta capacidad de la experiencia estética ha sido observada ya en la Antigüedad grecolatina, como veremos a continuación, en un recorrido que conjuga lo bello considerado como orden y armonía, con aquello que podríamos denominar “la belleza en la fealdad”. El concepto de belleza, apreciado como orden y armonía, está presente en la etimología de lapalabra: “bello”, relacionada con la idea de “bueno”. En el caso del idioma castellano, “bello” viene del latín bellus, que es un diminutivo de bonus; “originariamente -dice Remo Bodei, en su libro titulado La forma de lo bello- se refería, unas veces, a lo ‘bastante bueno’, aunque no excelente (lo que se eleva por encima de la media) y, otras veces, a lo pequeño o gracioso” (20-21). Recordemos, alrespecto, que el término “bonito”, diminutivo de “bueno”, sirve para designar una categoría estética propia de la ornaméntica. Por otra parte, “hermoso”, sinónimo de “belleza”, proviene del latín formosus, término ligado a “forma”. En conclusión, lo bello, etimológicamente, se asoció e incluso tendió a identificarse con las ideas de bondad y orden, de donde surge su asociación con otros términos,tales como armonía, proporción, medida, simetría, euritmia, etc. Estamos ante una concepción

pitagórica del ser. Recordemos que para Pitágoras, matemático y filósofo, el número y, por lo tanto, el orden, son la esencia de las cosas. En esta noción de belleza, que atiende a su etimología, hay una correspondencia con el orden cósmico, el cual, a su vez, se corresponde con el plano de lointeligible y de lo moral; consecuentemente, según esta teoría, lo verdadero, lo bueno y lo bello constituyen una entidad indisoluble. Es la tesis que defienden tanto Platón como Aristóteles. En el caso de la palabra “feo”, ésta proviene del latín foedus (fétido, impuro). Bodei repara en cómo “para designar lo repugnante la lengua opta por referirse a percepciones del sentido menos ‘noble’, el olfato,mientras que opta por la sensibilidad de la vista y el oído para referirse a percepciones de la belleza”. (23) Así, en nuestro lenguaje cotidiano hablamos de un rostro radiante, luminoso, resplandeciente, o, en el caso de la audición, del armonioso y brillante canto de los pájaros. Recordemos, además, la fórmula medieval para definir lo bello como splendor formae, el esplendor de la forma. Agreguemos alo anterior, según explica Bodei, que la palabra alemana schön, cuyo significado es “bello”, “comparte su etimología con schein, (brillar, resplandecer, aparecer envuelto en luz), y que se encuentra en los conceptos de la Antigüedad tardía y de la Edad Media, que asocia lo bello al splendor o a la claritas.” (22) Hasta aquí tenemos las concepciones clásicas de belleza y fealdad, que, por lodemás, se nos imponen a nuestra percepción y a nuestro intelecto de una manera natural, inmediata: lo bello como plenitud, perfección del ser; lo feo como privación, imperfección. Sin embargo, ya Heráclito (s. VI A.C.), durante el mayor florecimiento de la escuela pitagórica, pone una nota de alerta al negar la correspondencia entre lo sensible y lo inteligible. Para Heráclito “el más bello ordenamientodel mundo no es más que un cúmulo de desechos amontonados al azar” (fragm. 124). La belleza, tal como la verdadera constitución del ser, está escondida.

La armonía se encuentra en la tensión, en el conflicto: “la más bella armonía nace de lo que difiere; todo llega a ser a través de la discordia” (fragm.8). Podemos realizar una comparación entre este pensamiento de Heráclito y nuestra...
tracking img