Belleza negra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 33 (8035 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 6 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO 1
MI PRIMER HOGAR
El primer lugar que recuerdo bien, era un prado vasto y placentero, con una laguna de agua clara.
Algunos árboles proyectaban su sombra sobre esta laguna; en sus profundidades crecían juncos y lirios.
Por encima del seto, desde un costado, podíamos contemplar un campo arado; desde el otro, la entrada de la casa de nuestro amo, situada a la vera del camino. En laparte alta del prado había una plantación de abetos; en la parte baja, un arroyuelo que corría entre empinadas riberas.
Durante mi juventud, viví de la leche de mi madre, ya que no podía comer pasto. De día corría a su lado; de noche me tendía cerca de ella. Cuando hacía calor acostumbrábamos descansar junto a la laguna, a la sombra de los árboles; y cuando hacía frío, nos refugiábamos al calor delacogedor cobertizo situado cerca de la plantación. En cuanto crecí lo suficiente como para comer
pasto, mi madre comenzó a salir a trabajar de día para regresar al anochecer.
Sin incluirme yo, había en aquel prado seis jóvenes potros. Eran todos mayores que yo, y algunos casi tan grandes como caballos adultos. Yo solía correr con ellos y me divertía en grande. Solíamos galopar todos juntos,alrededor del campo y a toda la velocidad posible. A veces nuestros juegos eran bruscos, ya que a ellos les gustaba morder y patear tanto como galopar.
Un día en que las patadas menudearon, mi madre me llamó con un relincho para decirme:
-Presta atención a lo que voy a decirte... Estos potros que viven aquí son buenos, pero como son potros de caballos de tiro, es natural que no hayan aprendido muybuenos modales. Tú eres de raza y fuiste bien criado; el nombre de tu padre es famoso en estos parajes, y tu abuelo ganó dos veces la Copa
en las carreras de Newmarket, mientras tu abuela tenía excelente carácter. En cuanto a mí, creo que nunca me has visto patear o morder... Espero que crezcas bueno y amable, y que nunca aprendas malos modales. Trabaja de buena gana, levanta las patas al trotar ynunca muerdas ni patees, ni siquiera por juego.
Jamás olvidé el consejo de mimadre. Era una yegua vieja y sabia, muy estimada por nuestro amo, que solía llamarla "Bonita” aunque su nombre era
Duquesa.
Nuestro amo era un hombre amable y bondadoso,
que nos proporcionaba sabrosa comida, buen abrigo y palabras cariñosas, y que se dirigía a nosotros con tanta consideración como a sus hijitos.Todos
le teníamos afecto y mi madre lo quería mucho.
Cuando lo veía en el portón, relinchaba de alegría y trotaba a su encuentro. El la palmeaba y acariciaba, diciéndole:
-¡Ah, mi buena Bonita! ¿Qué tal tu Morenito?
Me llamaba Morenito porque yo era de un color negro opaco.
Luego me ofrecía un trozo de pan, que sabía muy bien, y a veces llevaba una zanahoria para mimadre.
Todos los caballosacudían a su lado, pero me parece que nosotros éramos sus favoritos. Siempre era mi madre la que lo llevaba al mercado en un carruaje.
Había un labriego, Dick, que a veces iba a nuestro campo para juntar las moras del seto. Una vez que comía hasta hartarse, se divertía con los potros, como él los llamaba, arrojándoles palos y piedras para hacerlos galopar. No le hacíamos mucho caso, pues no era capazde seguirnos, pero a veces nos acertaba con alguna piedra y nos causaba dolor.
Un día, se dedicaba a este juego sin advertir la presencia de nuestro amo que, desde el campo vecino, observaba lo que ocurría. No tardó en saltar por encima del seto, sujetar a Dick por el brazo y propinarle tal bofetón, que le arrancó un bramido de dolor.
Nosotros, al ver al amo, nos acercamos trotando. -¡Quémuchacho malvado! perseguir a los potros
-exclamó él.- Y ésta no es la primera ni la segunda vez, pero será la última... Toma, ten tu dinero y vete a casa. No quiero volver a verte en mi granja.
De modo que no volvimos a ver nunca más a Dick.
El viejo Daniel, que cuidaba los caballos, era tan bondadoso como nuestro amo, de modo que no teníamos motivo de queja.
Antes de que cumpliera dos años,...
tracking img