Benito juarez garzia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (288 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fragmento de Benito Juárez de José Manuel Villalpando:

Se encontraba don Benito en el palacio de gobierno del estado de Jalisco cuando los soldados amotinados ingresaronviolentamente en el salón en que Juárez despachaba con sus ministros. El oficial al mando ordeno a sus hombres que prepararan los fusiles y que apuntaran directamente al presidente Juárez,quien quedo como petrificado ante la inminencia de la muerte. En eso, Guillermo Prieto, llevado por el “vértigo” como lo confeso después, tomo a Juárez por la ropa, lo puso a susespaldas, abrió los brazos en cruz y grito fuertemente: “¡Levante esas armas!... ¡Los valientes no asesinan!... ¿¡Quieren sangre!?... ¡Bébanse la mía!” Impresionados, los soldadosbajaron los fusiles y se retiraron confundidos. Juárez decidió que debía buscar refugio en un lugar mas seguro, en el último bastión del liberalismo mexicano: el puerto de Veracruz.Fragmento de Amores Mexicanos de José Manuel Villalpando:

Frente al espejo, un día Benito trataba inútilmente de ponerse la corbata, de repente observo que un mechón rebelde delcabello se alzaba con terquedad; aplazando la tarea de la corbata, tomo un cepillo y se peino instantáneamente hasta que la mata quedo aplacada; después volvió a la corbata, volvió ahacer el nudo pero en cada intento fracasaba, no quedaba complacido del resultado, hasta que, ya impaciente, grito: ¡Margarita!, y al escuchar la voz de su marido, ella le respondióigualmente fuerte: ¡Voy! En el espejo apareció entonces también la figura de la esposa, atrás del presidente de la Republica, que no atinaba a componerse su atuendo personal. “Margaritapor favor, ¡esta corbata!” Y ella, mientras hábilmente arreglaba los desperfectos, hacia uso de su derecho de esposa para regañar al marido: ¡Ay hijo!, ¡Pero que inútil eres!
tracking img