Benito Juarez Y La Invasion Francesa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 8 (1899 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 22 de enero de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CONFECION DE UN MUERTO
Era una noche como cualquiera, hace ya mucho tiempo, para ser más precisos a principios del siglo XVII. Un hombre vestido de forma muy elegante, de mirada pasiva entraba por las grandes puertas de la antigua Basílica de Guadalupe, a paso ligero. Fue directo con el Abad, que ya lo observaba desde el momento que pisó el recinto, y amablemente le pidió le dedicara unmomento para escuchar su confesión.
Los familiares del Abad esperaban por él, pero este con el fin de cumplir su deber, les pidió a sus allegados que esperaran unos minutos mientras él atendía al hombre elegante que acababa de entrar. Así lo hicieron entonces, esperaron pacientes, mientras el hombre daba su confesión. Al cabo de un rato, el Abad salió con el rostro pálido, y cerró las puertas, laspersonas que lo esperaban se mostraron un poco extrañadas pues el hombre elegante aún no había salido, sus preguntas no fueron contestadas en el momento, pues el Abad los apresuraba a dejar el lugar.

LA COSTILLA DEL DIABLO
Al norte de México en el pueblo de Tepotzotlán, a unos 45 kilómetros de la ciudad de México hay una estructura de tiempos del virreinato, es el ex-colegio Jesuita de SanMartin, hoy convertido en el Museo Nacional del Virreinato. Debajo de esta estructura como es común en las construcciones de aquella época, hay una serie de corredores que terminan en cuevas. En una de las primeras entradas a estos corredores fue descubierta una piedra volcánica que tiene marcas misteriosas, parecidas a un juego completo de costillas que se hubiera marcado esta roca desde hace ya muchotiempo. Caso que extraña mucho a ciertas personas, pues el moldear aquella piedra solo podría ser logrado con una temperatura muy alta.

LAS CAMPANAS DE LA BASILICA
Hace años, había un capellán en la antigua Basílica de Guadalupe, se dice que era muy cumplido y puntual en su trabajo y nunca dejó de hacer bien su tarea. Hubo entonces una época en la que el clima se volvió hostil con loshabitantes de la Ciudad de México, el viento fue tan frío que hubo muchas personas que con tan solo recibir un soplido de aire helado se enfermaron gravemente. Entre todas aquellas víctimas estuvo el capellán, la enfermedad le afectó a tal grado que en dos días sentía escalofríos constantes y ardía en calentura.
Pero de igual manera sin importarle que mal pudiera sentirse, ni las enfermedades lo deteníanpara cumplir con su deber. En esta ocasión no fue diferente y a pesar de las recomendaciones del Abad o de las personas cercanas que le indicaban que debía guardar reposo, él seguía esforzándose al jalar las cuerdas y tocar las campanas, se negaba a que alguien más lo hiciera. Todas aquellas levantadas en las cuales se exponía al frío causaron que no le hicieran efecto los preparados medicinalesque le llevaban las ancianas y los baños de pies fueron contraproducentes porque salía con el cuerpo caliente y regresaba en estado de choque por el cambio de temperatura.

LA VIEJA DEL PARQUE
Era ya demasiado tarde para que el par de enamorados se encontrara en el parque, pero aun así Rodrigo pedía insistentemente a su novia Marta que se quedara un poco más. La chica estaba preocupada por unregaño o posiblemente un castigo si seguían demorándose, pero tampoco oponía mucha resistencia al parecer, pues tras su petición de irse no se levantaba de la dura banca en la que había permanecido sentada por horas.
Accediendo a los pedidos de su novio, se quedó con él quince minutos más, hasta que la voz de su conciencia empezó a molestarle repitiendo la hora cada segundo. Además el parque yaestaba quedando vacío y las cosas se tornaban aún más peligrosas. El joven también parecía notar que no era buena idea permanecer en el lugar por más tiempo, pero seguía bromeando y aprovechando cada segundo para besar a Marta antes de que se marchara. Su rutina se vio interrumpida cuando la chica insiste de nuevo: - Ya es muy tarde Rodrigo, llévame a casa y podremos aprovechar el camino, que si...
tracking img