Bestiario de juan josé arreola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1833 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Bestiario:

Las bestias de Juan José Arreola
Por: Herminia Gutiérrez García

En el título del libro se adivina el carácter de la obra: se tratará sobre animales. La pregunta inicial es si se los presentará en fábulas a la manera tradicional, herencia de Esopo, Fenelón, La Fontaine, Samaniego o Iriarte; como alegorías, relatos fabulosos o cuentos de hadas; quizás como una taxonomía o comoun diccionario de animales ya sean reales, imaginarios o de ambos predios; o quizás se trate de observaciones y descripciones de un amante del reino animal, que intentan ser objetivas y analíticas.
En el Bestiario de Juan José Arreola se incluyen los siguientes animales: El rinoceronte, el bisonte, el avestruz, los insectos (que son generalizados bajo el nombre de “Insectiada”, aunque se puedesuponer que son especialmente la abeja, la araña de jardín y/o la mantis religiosa), el carabao, el búho, el elefante, la boa, la hiena, el hipopótamo, el ajolote y los monos.
De éstos, en apariencia – porque algunos de los animales pierden su carácter real en una especie de metamorfosis hacia lo fabuloso –, sólo el ajolote es animal netamente fantástico – aunque existe un anfibio con este nombreque vive en lagos de la zona de México y de los Estados Unidos, capaz de reproducirse en estado larvario y que rara vez alcanza la forma adulta –. “Acerca de ajolotes sólo dispongo de dos informaciones dignas de confianza. Una: el autor de las Cosas de la Nueva España; otra: la autora de mis días” (p. 222). Esta confesión le da un carácter personal al relato, pues no sólo se presenta la primerapersona singular (yo), sino también está reflejado el elemento íntimo como el recuerdo y la alusión a la madre. La mayor parte de los relatos están escritos en tercera persona, con algunas excepciones como es el caso de “Insectiada”, cuyos dos primeros párrafos están en primera persona del plural – “Pertenecemos”, “Vivimos” –, con el correspondiente uso del pronombre personal “nosotros”. Esto indicaque el que habla es parte de la “triste especie de insectos” (p. 210). Sin embargo, luego cambia a la tercera persona: “La unión se consuma con el último superviviente” (p. 210). Esto se interpreta como un cambio en el texto, de lo subjetivo (las impresiones de un ser) a lo objetivo (ocurrió de esta manera).
En la mayor parte de los textos se observa esta cualidad, la aparente objetividadsemejante a la de un estudioso del mundo animal, que acerca cada “relato” más bien a:
1) una descripción del animal y sus costumbres, a la manera de un Fisiólogo como lo hace
del carabao: anguloso desarrollo de los cuartos traseros y profunda implantación de la cola, final de un espinazo saliente que recuerda la línea escotada de las pagodas; pelaje largo y lacio; estilización general de la figuraque se acerca un tanto al reno y al okapi. Y sobre todo los cuernos, ya francamente de búfalo: anchos y aplanados en las bases casi unidas sobre el testuz, descienden luego a los lados en una doble y amplia curvatura (p. 212-213) ;

2) una reflexión, o quizás un ensayo, pues, en algunos de los textos, se reflejan las opiniones del autor sobre la sociedad contemporánea, como se puede observar en“Los Monos”: “Atados a una dependencia invisible, danzamos al son que nos tocan, como el mono del organillo. Buscamos sin hallar las salidas del laberinto en que caímos, y la razón fracasa en la captura de inalcanzables frutas metafísicas” (p. 224).
Casi todos los textos están relacionados con la muerte, sea porque el animal – o el hombre – está condenado a una muerte irremisible por su propianaturaleza como ocurre en “Insectiada”: “Vivimos en fuga constante. Las hembras van tras de nosotros, y nosotros, por razones de seguridad, abandonamos todo alimento a sus mandíbulas insaciables” (p. 210); sea porque tradicionalmente un animal está relacionado con la muerte como en “La Hiena”: “huellas esenciales del criminal” (p. 219); o porque ha sido el hombre quien lo ha condenado a la...
tracking img