Bicentenario de colombia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1748 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 24 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Milton Zambrano Pérez - Catedrático Universitario - Barranquilla, Colombia


La Independencia de lo que hoy se llama Colombia no fue un acto único sino un proceso complejo que abarcó, para algunas regiones, más de una década. Por eso es sorprendente que se declare un solo año (1810) como el inicio de lo que hoy celebran como el “Bicentenario de la Independencia”.
Parece mentira pero hastaen las celebraciones históricas suele imponerse hoy el más crudo centralismo. Porque si de independencias se trata, antes del “grito” de José Acevedo y Gómez aquel frío 20 de julio de 1810 en Santa Fe de Bogotá, hubo en otros lugares del país creación de Juntas de Gobierno que expresaron de inmediato la separación total de España, como sucedió con Mompox en 1809.
En el Acta de Declaración deIndependencia de Cartagena del 11 de noviembre de 1811, también se planteó sin ambigüedades que la provincia no estaría sujeta ni a España ni a ningún otro Estado, incluida la región central del país. Lo mismo podría decirse de otras ciudades y villas del territorio levantadas en rebeldía contra los españoles y contra el dominio interno de ciertos centros de poder.
De tal manera que el 20 de julio de1810 no es la primera fecha que debería tomarse como referente para celebrar el tan publicitado “Bicentenario”, no sólo porque no fue el primero sino porque ese día y mes únicamente crearon las élites bogotanas una Junta de Gobierno ¡presidida por el Virrey Antonio Amar y Borbón! Si revisan el Acta de Constitución de esta Junta encontrarán allí a casi todos los oficiales del Rey (tesorero,contador, etcétera) y, buscando con lupa, por ninguna parte aparece la frase independencia absoluta con respecto a España, como sí la encontramos en otros manifiestos del moribundo virreinato de la Nueva Granada.




Comencé el año leyendo los documentos básicos de Simón Bolívar publicados en la clásica Colección Panamericana bajo el título de Ideas políticas y militares, con prólogo de VicenteLecuna. Sorprende hacer una relectura de los textos fundacionales de Colombia como si se tratase de la novela de las gestas libertadoras y el testimonio de un hombre de aquella época sobre los avatares del continente recién desmembrado de la odiosa madrastra española, que lo sojuzgó durante tres siglos de sangre y humillación.
Lo primero que salta a la vista es la grandeza de ese joven idealistaque lanzó sus primeras proclamas de guerra a los 29 años y cuya prosa es la de un clásico de la lengua castellana. Sólo con piezas tan notables como Contestación de un americano meridional a un caballero de esta isla, también conocida como Carta de Jamaica, de 1815, o el Discurso en el Congreso de Angostura de 1819, el héroe pasaría a la historia como un gran escritor político de la estirpe deMontesquieu o Chateaubriand.
Revisar la prosa lúcida y exacta de Bolívar el primer día del año en que se celebra el bicentenario de las independencias, reconcilia al lector en estos tiempos de frivolidad planetaria con la tradición intelectual y política de América Latina, ese extremo occidente de mil aristas que en su seno vio nacer y crecer a grandes hombres, no sólo héroes sino pensadores yescritores como José Martí, Rubén Darío o José Enrique Rodó, que pueden todavía decirnos tantas cosas y que poco a poco hemos ido olvidando en medio de la gritería violenta y la estupidez reinantes.
Suelen algunos fanáticos actuales creer que cuando en estos días se menciona a Simón Bolívar se está hablando de un loco al que se recurre para hacer la guerra o practicar la demagogia, cuando por elcontrario, como padre fundador de las naciones libres y soberanas de esta tierra latinoamericana, su voz es de una actualidad escalofriante. Lo que pasa es que pocos lo leen y lo escuchan o tratan de colocarse en el centro de esa gesta histórica que con incomparable generosidad encabezó en tiempos revueltos de geopolítica mundial.
Hoy como ayer el mundo se reacomoda en medio de las tensiones entre...
tracking img