Bicentenario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2316 palabras )
  • Descarga(s) : 65
  • Publicado : 13 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Bicentenario, tiempo de memoria. Y no es un propósito menor. Más aún en un país como el nuestro, determinado por una cruenta guerra que trata de borrar su origen y sus causas reales, y de este modo la memoria de la trágica confrontación en curso, de sus actores económicos, políticos, militares, sociales e internacionales que impulsan, sostienen y determinan esta larga beligerancia que expulsamillones de humildes del agro a la ciudad, llena el campo –y ahora, a no pocos barrios– de fosas comunes, concentra la tierra en cada vez menos manos; dispone el Estado, al servicio de una capa cada vez menor de la sociedad; militariza y extrema el control social por doquier y hace que la sociedad renuncie a un proyecto de desarrollo nacional. Llega al extremo de enajenar la soberanía misma,precisamente bandera heredada de varios de los levantamientos nacionales (así se les puede catalogar pasados estos dos siglos) que antecedieron y estimularon los “gritos de independencia” que llamamos hoy.
 
Bicentenario, tiempo para reencontrarnos con nuestro propio ser. Tiempo para la relectura de nuestra historia nacional y para precisar la conformación de nuestro ser igualmente nacional. ¿Qué yquiénes somos? ¿Cómo se constituyeron la Nación y el Estado entre nosotros? ¿A qué se deben las particularidades que nos hacen diferentes de los estadounidenses o los europeos? ¿Por qué, después de 200 años, aún no podemos crear el necesario clima económico, social, político e internacional para consolidarnos como nación viable?
Bicentenario, tiempo de oportunidad para el movimiento social. Eseprotagonista histórico es negado y excluido siempre como factor fundamental de la nación. ¿Cuál es la historia real que acontece y aconteció en nuestras tierras durante estas dos centurias? ¿Por qué en la historia oficial no aparecen con la fuerza merecida los hombres y mujeres, miles, millones, que forjaron la nación? ¿Dónde están los pueblos indios y su agricultura intensiva que, como hijos de la tierray sus culturas y civilizaciones urbanas en México y el altiplano andino, con su cosmovisión, su dignidad y sus flecheros resistieron a todo tipo de negación y violencia, hasta llegar al presente con reclamo de todas sus reivindicaciones negadas insistentemente por los poderes de turno, pero también con aporte a la humanidad de su visión sobre la vida en toda su implicación? ¿Dónde los negrosesclavos, arrancados de su África, humillados y considerados “sin alma” –ya mambíes o con sus palenques, cumbes, patucos y rochelas–, tratados como mercancía por un poder fundado y sostenido en una sola visión del mundo: los valores oligárquicos del blanco, y el poder religioso en Roma y sus diezmos? ¿Dónde están los campesinos y arrieros, que con su tesón abrieron y contribuyeron a sembrar el paíscordilleras abajo y de cumbre en cumbre? En fin, donde están esas manos, esos vientres, esos ojos, esos cuerpos, que por miles, por millones, han hecho posible –a pesar de todos los designios predeterminados allá, en la aristocracia y el poder– que haya Patria, así sea adolorida, riqueza en la Nación, y que la vida en este país sea un tanto más llevadera.
Ayer, dos centurias atrás, éramos colonia dela metrópoli española –que con invasión, despiadada conquista y comercio de esclavos imponía el saqueo del oro, los minerales y las riquezas, la mita y las encomiendas, y se daba ínfulas de cristianización; con su Armada y su ejército que llegó a nombrarse ‘pacificador’–, estancada entre reinos de poderes vitalicios. Una potencia arrollada por los ritmos de la economía y el tiempo con lascaracterísticas que le impregnaban otros vecinos o imperios en declive o en gestación: Inglaterra, Portugal, Francia, Austria, sus competidores, sus enemigos y patronos de piratas, corsarios y filibusteros que a sangre y fuego asaltaron puertos y ciudades. Reino que ante los desafíos comerciales, de deudas con banqueros alemanes y del control de sus nuevas rutas, para sostener la supremacía marítima,...
tracking img