Bioética

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1133 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En el entorno, marcado por las diferencias de clases sociales, en las que se combatían y despreciaban chapetones, criollos, mestizos, zambos e indios; nace en Quito el 21 de febrero de 1747 el precursor de la independencia que fue bautizado como Eugenio Francisco Javier Espejo, hijo legítimo de Luis de la Cruz Espejo (Chusig), indio picapedrero de Cajamarca y de Catalina Aldaz, chola mulata,hija de una esclava liberta. Este hecho, los antecedentes de sus progenitores, marcarían de una manera definitiva el temperamento y el accionar político, periodístico y médico de este personaje, que con su pluma iracunda denostaba contra las injusticias sociales de su época y censuraba por igual a clérigos obcecados, petimetres y a los falsos médicos que eran un verdadero azote de la Audiencia deQuito

Los actuales estudios del Genoma Humano han demostrado que casi no hay diferencias entre los microscópicos solenoides que llevan los caracteres genéticos y fenotípicos de las razas que pueblan el planeta. Sin embargo en todas las épocas de la historia han existido, existen y seguirán habiendo esos prejuicios raciales, que son esgrimidos como títulos nobiliarios ancestrales por individuoscuyo bagaje neuronal se encuentra muy por debajo de aquellos que desprecian; la valía del hombre se mide por su intelecto su amor a la libertad y los estudios profundos que conducen a la sabiduría

Este es el caso de Eugenio Espejo, quien estaba destinado por la “circunstancia orteguiana” a ser médico, ya que su padre adquirió renombre no sólo como cirujano sino como acertado clínico y eljoven Eugenio, inquieto, estudioso y rebelde, pasó su niñez y su juventud en el viejo Hospital de la Misericordia, compartiendo el dolor, la insalubridad y las miserias humanas, guiado por el religioso betlemita Fray José del Rosario, con quien le uniría posteriormente una cordial enemistad.

El pensamiento ético médico de este polifacético personaje, se encuentra más patente en las “Reflexionesacerca de la viruelas”, en la que fustiga con su habitual estilo a los falsos médicos. Escuchemos que opina de ellos: “Debía aquí hablaros de todo género de gentes que atraen algún daño universal al público; pero me contentaré con decir que se lo causan: (1) los que padecen el mal venéreo. (2) los tísicos y hecticos. (3) los sarampionentos y virolentos. (4) los leprosos y (5) los falsos médicos.Cabe resaltar que ubica a estas gentes que hacen daño a sabiendas, junto aquellas víctimas de las epidemias que azotaban por ese entonces las colonias americanas.

Continúa: “por más que muchos escritores hayan desacreditado el arte médico y que hayan extendido sus invectivas hasta los mismos profesores, no es de dudar que el arte es saludable y necesario a la humanidad, que el médico bueno esel don inestimable que hace el cielo al lugar donde lo quiere poner. Si este es malo, no hay peste tan devorante que se le parezca, ni contagio más venenoso a quien se le pueda comparar. Trato de dar muy por mayor una idea del médico instruido, para que se conozca su contraposición que es el falso e imperito”.

“Por cautela debería citar aquí a los malos prácticos, aunque por otra parteaceptado por el vulgo y lleno de estimación de los incautos”. Mi comentario al respecto es que en pleno siglo XXI no sólo que permanecen sino que proliferan el curanderismo y prácticas alternativas las mismas que tienen muchos clientes; esto se debe atribuir a que el avance de la ciencia y la técnica a des humanizado progresivamente el ejercicio médico y el paciente rechaza instintivamente serdiagnosticado y tratado por misteriosos aparatos y prefiere el contacto de otro ser humano por ilusorio que sea.

Varios son los párrafos que dedica Espejo en sus obras para criticar la situación sanitaria de la Real Audiencia y la ignorancia de los médicos que estaban de moda en su tiempo. Juzgo indispensable enunciar el siguiente párrafo perteneciente a la “Ciencia Blancardina”: “Regularmente los...
tracking img