Biografia pequeña doctor cofiño don alvaro y san josemaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1121 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El doctror erensto cofiño pionero y primner pediatra de l país tuvo 5 hijos buen matrimonio supernumerario defensor de la vida en contera del aborto
Fue un a gran persona en esta vida y estoty seguro que es un gran santo. El dr.cofiño era alguien especial tenia tanta gracia q leyendo me quedo atonito de lo q se siente
http://www.conelpapa.com/quepersigue/opusdei/ernestocofino.htmya

el sequedo viudo cuando uno de sus hijos tenia 6 años
http://www.anecdonet.com/modules.php?name=News&file=article&sid=630

http://es.romana.org/art/31_5.0_3

http://www.opusdei.es/art.php?p=9099
nacio el 5 de junio 1899
1956 supernumerario
Nacio en antigua Guatemala el 5 de junio de 1899
El no tenia partidos politicos el solo queria el bien comun para todos
En el verano de 1953 sucedió lo quellamaba el gran encuentro. Su gran amigo Rossell, Arzobispo de Guatemala, le presentó a un joven sacerdote del Opus Dei, don Antonio Rodríguez Pedrazuela, que acababa de llegar al país para comenzar el Opus Dei.
Pidió la admisión el 6 de diciembre de 1956, aunque puntualizaba siempre que él se había consideradodel Opus Dei desde aquel verano de 1953: ¡desde el mismo día en que lo conocí! –repetíacon fuerza. Fue el primer supernumerario del Opus Dei en Centroamérica. La formación que la Obra me dio —escribía— me llevó a asimilar la doctrina de la Iglesia, a tratar a Dios con profundidad a través del cumplimiento de algunas prácticas de piedad, a hacer apostolado con mis amigos para recristianizar esta sociedad, esforzándome en trabajar bien y en atender mis obligaciones familiares, cívicasy sociales.
En otras palabras, a estar muy metido en el mundo sin necesidad de salirme de él para tratar a Dios.
que piensa que no va a morir, o si lo piensa lo ve como algo muy lejano. Le envié el folleto titulado Más allá de la muertey le dije: “...prepárate para morir y no para recibir homenajes”.
Yo me preparo viviendo cada día como si fuera el último de mi vida, de manera que cadaactividad la desarrollo lo mejor posible, ofreciéndola al Señor.
Por nuestras obras nos juzgarán y no por los puestos importantes o títulos que hayamos acumulado.

http://www.es.josemariaescriva.info/seccion/biografia_san_josemaria

http://www.vidasejemplares.org/santossantojosemariaescriva.htm
El 16 de octubre, víspera de su muerte, recibió una carta de Mons. Álvaro del Portillo, Prelado del OpusDei. Cuenta su hijo: “Se la trajo don Antonio Rodríguez Pedrazuela hacia el final de la tarde. Ya no podía hablar, pero le reconoció enseguida y le fue expresando sus sentimientos con las manos y la mirada, mientras don Antonio le iba leyendo la carta, al oído, con voz clara:
Me ha conmovido comprobar tu visión sobrenatural ante la enfermedad que padeces.
Continúa abandonado en los brazospaternales de Dios, convencido de que el Señor nos da siempre lo mejor a cada uno, aunque a veces puede costar entenderlo.
Me apoyo especialmente en ti, hijo mío, para sacar adelante la labor de la Obra en todo el mundo: sigue ofreciendo tus molestias por mis intenciones.
¡Que Dios te lo pague!
 
Cuando don Antonio terminó de leer, vi en sus ojos la alegría y la paz que aquella carta le habíaproducido.
Aquella noche del 16 al 17 no quiso acostarse. Se sentó en su sillón, junto al ventanal, cerca de la imagen de la Virgen de Guadalupe; y así, en actitud activa, como había estado durante toda su vida, pasó la noche entera; hasta que a las siete y cuarto de la mañana del día 17 de Octubre, mes del Santo Rosario, del que era tan devoto, se nos fue, dando un leve suspiro.
En la misma tarde deaquel día 17 lo enterramos, tras una Misa de cuerpo presente, en la iglesia de Nuestra Señora de la Paz.
Nos había pedido que los funerales y el entierro fueran muy sencillos; así lo hicimos, con todo nuestro cariño.
En aquellos momentos yo sentía una gran pena, y al mismo tiempo una alegría inexplicable: tenía la convicción íntima de que ya estaba gozando de Dios.
Se ha muerto un santo, nos...
tracking img