Biografiass de novelas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 181 (45124 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El peligro de enfrentarse a Drácula era que, por mucho que una mujer se protegiera de sus encantos, siempre quedaba la duda de cómo sería hacer el amor con él.
Cassie Bond estaba de pie junto a la elegante multitud, con la vista fija en el hombre de pelo negro, ojos negros y traje negro que bailaba con su hermana.
Drácula. Todo en Justin Drake la hacía pensar en él como en una criatura de lanoche. Su pelo, oscuro como una noche sin luna, mostraba unas vetas plateadas que insinuaban sus cuarenta años recién cumplidos. Sus ojos, protegidos por unas espesas pestañas y sensualmente alargados, eran de un color negro tan insondable como un
pozo sin fondo. Cuando miraba a su hermana Alisen, Cassie pensaba con ironía que era imposible saber si iba a besarla o a clavarle un par de colmillos enel cuello.
Los rasgos de Drake acentuaban su arrogancia natural, bien definidos por unos huesos fuertes y marcados. No había ni rastro de suavidad en la nariz aguileña ni en aquellos adustos labios que tanto turbaban a Cassie. Nunca había visto que Drake se riera, ni siquiera que sonriese lo bastante como para mostrar la dentadura. Seguramente ocultaba los dientes para no enseñar los restos desangre, decidió ella. Drake rara vez sonreía, pero constantemente su boca parecía curvarse de un modo inquietante y al mismo tiempo sensual. Y cuando sonreía no era nunca de un modo espontáneo, sino con una frialdad deliberadamente calculada.
Justin Drake no hacía movimientos innecesarios, pero cuando se movía era como si su cuerpo despidiera una gracia felina que sumía en la descoordinación atodos los que lo rodeaban.
Era algo antinatural, pensó Cassie. Un hombre de cuarenta años no podía moverse así, ni tener un cuerpo tan esbelto y duro. Era antinatural que un hombre vistiera un traje de etiqueta con tanta autoridad y seguridad en sí mismo. Y era antinatural que una mujer tan encantadora y amable como Alison se sintiera fascinada por un hombre tan seductoramente letal como Justin.Solo le faltaba una capa negra para ser el vivo retrato del Príncipe de las Tinieblas. Cassie frunció el ceño y tomó un largo sorbo de vino blanco. Se estaba dejando llevar por la imaginación.
Pero, demonios, ¿cómo podía Alison comportarse como si aquel hombre la tuviera medio hipnotizada? ¿No era capaz de intuir el peligro? ¿O acaso el peligro formaba parte de la atracción?
Independientemente dela fascinación de su hermana, Cassie tendría que ponerle fin al cortejo de Drácula. El hombre era un cazador de fortuna; alguien astuto y despiadado que no dudaría en aprovecharse de la ingenuidad de Alison para llegar hasta su dinero. Un Drácula moderno, si alguna vez existió uno.
Cassie Bond lo sabía todo sobre aquellos sofisticados cazadores. Sus dedos apretaron con fuerza la copa. No ibadejar que su hermana se convirtiera en la próxima víctima. Alison tenía veintitrés años, y estaba comprometida con Mark Seaton, de quien llevaba enamorada desde los dieciséis. Si Justin Drake no hubiera aparecido dos meses atrás, Alison y Mark estarían a esas alturas haciendo planes de boda.
Cassie soltó una profunda exhalación y se obligó a relajarse. Aquella noche debía intervenir. Las cosas habíanido demasiado lejos, y no tenía sentido esperar a que su hermana se aburriera. De hecho, se acercaban a un terreno mucho más peligroso.
Cassie había empezado a preocuparse cuando Alison anunció su compromiso.
No, aquella era la noche. Cassie había descubierto un modo de protegerse contra Drácula y tenía intención de ponerlo en práctica. Era muy arriesgado, pero el futuro de Alison estaba enjuego. Mientras antes se solucionara, mejor sería para todos.
No había nadie más para protegerla. Sus padres habían muerto y su tío estaba de vacaciones en un crucero.
Bordeó la multitud que llenaba la sala del hotel. La habían alquilado para celebrar el vigésimo tercer cumpleaños de Alison, y casi todos los asistentes eran más jóvenes que Cassie. Muchos veinteañeros y alguno que otro que se...
tracking img