Blablabla...

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (442 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PRENSA UNITARIA
«ADSQUE DOLO ET INJURA»
Prouhon

Capítulo I
DE LA DIGNIDAD DEL PERIODISTA.
INFLUENCIA DEL UNITARISMO SOBRE LA RAZÓN
Y LA CONCIENCIA DE LOS ESCRITORES
He sido maltratadopersonalmente por la prensa unitaria, pero no utilizaré ante ella las represalias. Quiero por el contrario devolverle bien por mal al hacerles ver hace un instante, con el ejemplo de algunos de sus másacreditados representantes, el peligro que corren la razón y la conciencia del escritor cuando se deja dominar por un prejuicio de tal calibre, que pueda afectar a la independencia de su opinión.
Leoen una reciente publicación de M. Pelletan, La Tragédie italienne, página 43:
«Decidme si no halláis extraño y un tanto irritante que la prensa democrática, que la prensa volteriana, adorne sussolapas con las edificantes órdenes de San Mauricio y de San Lázaro, y que defienda a ultranza al Piamonte con la casaca del propio Piamonte. Y cuando nos insulta, como lo hace, porque no compartimos suadmiración beata por la política piamontesa, tenemos perfecto derecho a decirle: ¡Quitáos vuestros perifollos si queréis credibilidad!»
El autor que cito alude en diversas ocasiones a tales perifollos,a los que había aludido en un trabajo anterior, La Comédie italienne. Ninguna protesta se ha elevado contra sus palabras.
Sin embargo, después de lo ocurrido en mi caso, el reproche de M. Pelletancarecería de exactitud, cuando menos en un punto, es decir, la fachada de la decoración. Los redactores de periódicos monárquicos, tales como Les Débats, La Patrie, Le Pays, utilizan su decorado; losredactores de los periódicos democráticos, como Le Siècle et L'Opinion Nationale, se abstienen. ¿Cuál es la razón? No es porque el decorado les haya sido ofrecido por un gobierno extranjero: en esecaso hubiera sido más sencillo rechazarlo; se trata de que no place a los demócratas el llevar insignias monárquicas. ¡Singular escrúpulo, verdaderamente!
De modo que he aquí lo que parece cierto:...
tracking img