Blair ante la historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2877 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Blair ante la historia

El liderazgo de Tony Blair ha entrado en su crisis terminal. El Gabinete está dividido por los cálculos sucesorios y la mayoría parlamentaria se erosiona gradualmente por la indisciplina de unos diputados que ya saben que el líder de hoy no lo será al final de este mandato.
Y, si fuese cosa menor comprobar que el poder se va como la arena entre las dedos de un líderque ya tiene sustituto y además no parece tener intención de quedarse en la política como patricio parásito del futuro establishment laborista, está el asunto de las maquinaciones fallidas cayendo por descuido sobre la cabeza de sus inventores. Es decir, del balance trazado por Horacio sobre las desventuras del príncipe Hamlet. Es decir, de Gordon Brown.
Esa visión es un espejismo creado por laprensa, dicen ministros del Gabinete. Que describen a un Tony Blair dinámico, encendido por la luz evangélica que ilumina su paso por la política, deseoso de dar a su tercer mandato el tono reformista radical que ha prometido. Y ven también a un Gordon Brown que ya no se come las uñas y que sabe mejor que nadie que debe cubrirse con el manto laborista y liderar el país en un Gobierno que ha tenidoéxito.
¿Qué descripción es más exacta? Antes de componer el baremo del liderazgo de Blair en su tercer mandato es conveniente recordar que la evidencia forense permite describir con precisión un problema. La mayoría laborista se ha reducido en estas elecciones a 66 diputados y el ala izquierda del grupo siente un fuerte deseo de poner fin a su jefatura lo más pronto posible. La lista de agravioses interminable pero, en la política doméstica, dos asuntos del segundo mandato crearon hondo malestar en las filas y rebeliones notables: la introducción de tasas a los estudiantes universitarios y la creación de hospitales de gestión independiente, como fundaciones, en el sistema de salud pública.
La izquierda laborista, donde hay militantes sobrios y eficientes de la causa perdida delsocialismo, políticos individualistas de la tradición radical-liberal británica y algún que otro ‘hooligan’ parlamentario, tiene sin embargo una causa que convoca a una audiencia más amplia: Irak.
El error de la cuarta guerra de Blair ha subrayado ante muchos británicos los peores rasgos del honorable diputado por Sedgefield: contraste agudo entre la retórica que invoca alados objetivos y lasrealidades más romas, disposición para encubrir la trama de sus decisiones mediante la manipulación mediática, gobierno individualista o por camarilla de designados, sustitución del planeamiento a largo plazo y el estudio del detalle por la afirmación populista y moralizante y, finalmente, algo que se achaca a su generación: falta del sentido de la responsabilidad.
Incluso los partidarios delneolaborismo reconocen que cuando un primer ministro se equivoca tan gravemente sobre las cuestiones de la vida y de la muerte como Blair se equivocó sobre Irak, debe dimitir. Pero Tony Blair no ha dimitido y sobrevive amparado por su victoria electoral en abril y por una oposición conservadora que, salvo en el caso de sus más inteligentes y populares políticos, ya inevitablemente descartados por los‘tories’ para cualquier posibilidad de liderazgo futuro, también apoyó la guerra, aunque ahora taimadamente reconoce que fue quizás parcialmente engañada.
El tercer mandato de Tony Blair comienza por tanto con una mayoría del país, según los sondeos, en sintonía política sobre Irak con la habitualmente minoritaria izquierda laborista, que está dispuesta a casi todo para echar a Blair de Downing Street.Y es esa facción de los escaños la que tiene posibilidad real de forzar su marcha mediante la erosión constante de la mayoría parlamentaria.
Para completar el cuadro forense de este problema, hay que recordar que el más poderoso opositor a la guerra en los escaños laboristas, Robin Cook, está muerto. Que Gordon Brown apoyó la guerra en Irak. Que todos los miembros del actual Gabinete y los...
tracking img