Bolas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1471 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Muerte y Duelo
"No entres fácilmente en la noche callada, que la vejez debería delirar y arder al final del día: oponte, oponte furioso a la luz que se extingue".
Dylan Thomas
Pocas personas llegan a aceptar la muerte como un proceso natural y normal en la vida y aquellas que lo consiguen, probablemente tengan una vida más feliz.
La muerte es un escalón desconocido en nuestra existencia ysólo aquellos que hallan pasado por una experiencia al borde de la muerte poseen conocimiento para saber que el sentimiento que acompaña a la muerte es confortable. Las experiencias vividas por estas personas que, en algún momento, estuvieron cerca de perecer coinciden en una sensación agradable.
Unas horas antes de iniciar este escrito vi la película "Más allá de los sueños"; en ella, laprotagonista refiere la muerte como algo que no puede ser malo porque por algo todos vamos a parar al mismo sitio. Es así de sencillo pero la incertidumbre del cuándo y el cómo por no decir el temor al qué pasará después, hace que la mayoría de los humanos incorpore un sentimiento de miedo al referirse a ella.
En otra película que vi hace ya unos días, "¿Conoces a Joe Black?", la muerte se disfraza deguapo galán y concede tiempo a su víctima para terminar su vida dejando todos los cabos atados; Cuando finalmente cree ya poder morir, le pregunta a la muerte, ¿tengo que tener miedo? Y ella (o él por ser varón) le contesta: "En absoluto".
El miedo a la muerte inhibe nuestra vida porque muchos actos no los realizamos pensando en el peligro que comportan. Nos volvemos débiles, catastróficos porque noentendemos con qué medida se toma la gran decisión de despojarnos de nuestra vida, creyendo a menudo que no es justo. Nos pasamos media vida invocando el perdón de un Dios o resolviendo antiguas culpas para así disponer de la concesión de más tiempo. Pero, ¿tiempo para qué? Para que nuestro cuerpo agotado siga viviendo esta realidad.
Nuestro principal problema es que todavía no hemos asimilado laidea de que tan sólo es nuestro caparazón el que muere, es decir, el cuerpo o forma que adquirimos al presentarnos a los demás mortales. Nosotros somos una mente consciente habitando un cuerpo y por ello hemos de entender que aunque el cuerpo se extinga con el proceso de la muerte, la mente que lo habitaba sigue su camino en la eternidad del Universo.
El Bhagavad Gita (maestro espiritual santo)habla de la vida con estas palabras:
"Así como un hombre abandona las ropas gastadas y adquiere otras nuevas, cuando el cuerpo está gastado el Yo que vive en su interior adquiere otro nuevo".
La ansiedad que sentimos a lo largo de nuestra existencia física en torno a esa experiencia, tiene que ver con la falsa creencia de que somos eso que vemos reflejado en un espejo y, "eso" se lastima, sehiere, se arruga y desaparece vitalmente.
Cada humano tendrá una filosofía de la vida distinta, con sus creencias y sus religiones y con ello no pienso mostrarme sabedora de la verdad porque, entre otras cosas, no lo soy, pero sí quiero apuntar a vuestro interior porque su fomento crea seguridad y confianza y consecuentemente, una vida más indolora.
Seguro que llegados a este punto muchos devosotros os habéis formado una imagen un tanto fría de mis emociones pero el verdadero afecto no consiste en llorar el proceso de la muerte sino en ingeniárselas para salir de la pena.
Ese sentimiento que nos acosa ante la muerte de un ser querido es lo que llamamos "duelo". Cuando una persona amada muere nos sentimos en un primer momento perdidos, tratados injustamente, por haber sido arrancadosbruscamente de su lado. Rechazamos la dolorosa realidad como si de una pesadilla se tratase y al despertar nuestro amado volviera a estar vivo. Ese proceso es nuestro mecanismo de defensa para que el Yo que habitamos no sufra tanto. Pensamos mil formas distintas de negarlo, recorriendo mentalmente el pasado. Pero en este proceso de dolor y duelo llegamos a un reconocimiento de la dolorosa realidad...
tracking img