Boquitas pintadas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 268 (66866 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
www.elortiba.org

Manuel Puig

Boquitas pintadas

Folletín

Prólogo de Graciela Speranza

La Biblioteca Argentina

Serie Clásicos

Dirigida por Ricardo Piglia y Osvaldo Tcherkaski

La Biblioteca Argentina
Serie Clásicos

Manuel Puig
Boquitas pintadas

© 2000 AGEA.S.A.
© 2000 Herederos de Manuel Puig
Primera edición: Editorial Sudamericana, 1969

Diseño cubierta einteriores
Cases i Associats, S.A.

Impreso en Barcelona
ISBN: 84-95594-60-9
Dep. Legal: 2.919-2001

ÍNDICE

PRÓLOGO 4
I - BOQUITAS PINTADAS DE ROJO CARMESÍ
PRIMERA ENTREGA 8
SEGUNDA ENTREGA 14
TERCERA ENTREGA 19
CUARTA ENTREGA 26
QUINTA ENTREGA 32
SEXTA ENTREGA 39
SÉPTIMA ENTREGA 45
OCTAVA ENTREGA 50
II- BOQUITAS AZULES, VIOLÁCEAS, NEGRAS 56
NOVENA ENTREGA 57DÉCIMA ENTREGA 64
UNDÉCIMA ENTREGA 71
DUODÉCIMA ENTREGA 76
DECIMOTERCERA ENTREGA 82
DECIMOCUARTA ENTREGA 90
DECIMOQUINTA ENTREGA 96
DECIMOSEXTA ENTREGA 104

PRÓLOGO

La galería fotográfica de la literatura argentina no es demasiado pródiga en sonrisas. Abundan sí gestos reconcentrados, miradas aviesas y hasta algún rictus trágico. De ahí que entre tanta pose severa oincómoda ante la cámara, resalte sin proponérselo la risa desembozada de Manuel Puig. La fotografía no lleva créditos y a juzgar por el pelo al viento, la tez bronceada y el mar desenfocado en el fondo, bien podría ser una instantánea de verano. Puig tendrá unos treinta y cinco años en la foto pero la imagen se reproduce en muchas contratapas de sus libros, como si desde el éxito fulgurante deBoquitas pintadas, él mismo hubiese decidido perdurar en el recuerdo sonriendo así.
Motivos para el desenfado y la alegría no le faltan. Como ningún otro escritor argentino de las últimas décadas, Puig consiguió reunir el interés de la crítica, el éxito de público y el reconocimiento internacional, resolviendo a su modo, único e inimitable, la tensión entre novela experimental y novelapopular. Méritos más que suficientes para el desparpajo festivo de la foto y sin embargo, si se observa bien, hay algo más en la sonrisa desafiante, una especie de modesta superioridad, como la del ilusionista que hace gala de un truco que nadie en el público podrá desentrañar. Puig sonríe, se diría, celebrando el pase de magia más aclamado del prestidigitador: la propia desaparición. Basta recorrer lascríticas de sus primeras novelas para comprobar la eficacia inmediata de su astucia: «La novela no está escrita en realidad por Puig, dicen los críticos, sino por sus personajes»; «Después de leer dos libros de Puig, dice Juan Carlos Onetti, sé cómo hablan sus personajes, pero no sé cómo escribe Puig, no conozco su estilo». Los comentarios son metafóricos pero rozan una verdad. Porque, ¿cuánto hayde Puig en esas voces ajenas que sus novelas simulan apenas «copiar»? ¿Qué toma y qué deja de los lugares comunes del lenguaje, los clisés del folletín, el tango o el bolero, los cientos de películas que colecciona en su videoteca, las divas que venera en la pantalla? ¿Quién habla en las novelas de Puig?
A su modo, elíptico y ficcional, sus dos primeras novelas explican el pase de magia.Si La traición de Rita Hayworth (1968) es el relato coral de la iniciación de un escritor en las matinés de cine de un pueblo de provincia, Boquitas pintadas (1969) es la vuelta triunfal del escritor al mismo pueblo, oculto detrás de la mirada sin cuerpo de una cámara. Heredero de la transparencia narrativa del relato clásico de Hollywood, su arte radica en esconder la propia voz hasta que lahistoria parezca contarse sola, deslizándose por la superficie de las cosas, registrando las texturas de las voces, montando fragmentos inconexos de letra impresa, cartas, páginas de revistas femeninas, fotos, conversaciones.
Son los años del pop en Nueva York y, en sintonía con las libertades de Andy Warhol y Roy Lichtenstein que hicieron de la copia un arte de vanguardia, Puig descubrió en...
tracking img