Borrador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2120 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ROBERT JACQUES TURGOT (1727-1781)
URL: http://www.geocities.com/alcaide_econoh/turgot.htm

    junto a Quesnay, el fisiócrata mejor recordado hoy día es Anne Robert Jacques Turgot que tras ocupar altos puestos gubernamentales en Francia fue, entre 1774 y 1776, uno de los últimos ministros del ancien régime. Turgot, no obstante, quería conservar su independencia intelectual de la "secta" oescuela de los fisiócratas o écónomistes,como eran llamados y, aunque íntimamente unido al grupo, pretendía, sin embargo, no ser miembro de él. Otro importante fisiócrata, no tan vigilante de su independencia como Turgot, fue Pierre Samuel Du Pont de Nemours (1789-1817). Las fuentes del pensamiento fisiocrático se encuentran diseminadas por un gran número de escritos deQuesnay y de sus seguidores,algunos en forma de libros y otros en artículos periódicos. No se dispuso de una traducción inglesa de una selección de las obras de Quesnay hasta 1962, mientras que las Reflexiones sobre la formación y distribución de las riquezas de Turgot, publicado por primera vez en 1770, fueron traducidas al inglés poco después de su aparición y de nuevo, y en forma muy mejorada, en 1898.
 Turgot fue uno delos pioneros en el desarrollo de la teoría del capital y, como lo hizo en  sus Reflexiones, la influencia de su pensamiento sobre este tema tuvo un mayor alcance. Quesnay había subrayado ya la necesidad de unos avances, constituidos por un capital determinado y circulante, que debía estar disponible antes de empezar el proceso productivo. Sobre esta base, Turgot construyó una teoría del capital, quelas generaciones posteriores de economistas a duras penas pudieron mejorar. Los ahorros, es decir, el exceso de los ingresos sobre el consumo, son suministrados por los terratenientes cuando la satisfacción de sus necesidades no requiere la totalidad de sus ingresos. La posibilidad de las otras clases para ahorrar no es estrictamente compatible con el criterio de los fisiócratas acerca delcarácter de dichas clases, ya que, en teoría, sus miembros ganan sólo lo necesario para subsistir. Sin embargo, como la competencia no es lo suficientemente fuerte como para hacer bajar todos los ingresos hasta el nivel exacto de subsistencia y como las personas difieren unas de otras en su actitud respecto a la frugalidad, los hombres prudentes podrán acumular en general un pequeño tesoro y algunospodrán incluso convertirse en capitalistas, es decir, en personas que pueden ser ricas sin poseer  tierra y sin trabajar y que viven de los ingresos que les proporciona su dinero o, si lo prestan, del interés.
    Los ahorros son richesses mobiliaires, es decir, « stocks » de bienes o de dinero. La demanda de éstas viene de que todo tipo de actividad económica requiere unos avances de los que podrádisponerse si previamente se han acumulado dichas richesses mobiliaires. Los trabajadores deben ser mantenidos antes de que el producto esté listo para la venta; las granjas y los talleres requieren edificios, equipos y materias primas. En cuanto a la relación entre el ahorro y la inversión, Turgot habla del «tímido avaro» que «guarda su dinero en un montón», pero cuando se refiere a lo queaparentemente es ahorro, o sea, dinero retenido para el negocio, dice que éste se convierte «inmediatamente» en capital real, es decir, se invierte. Por lo tanto, dichos ahorros, aunque se hagan normalmente en forma de dinero, no constituyen una pérdida para la corriente monetaria, puesto que vuelven inmediatamente a la circulación. Este criterio de Turgot que fue repetido por Adam Smith en la Riqueza delas naciones presidió el pensamiento económico durante largo tiempo. Aunque recibió ataques en algunas ocasiones durante el siglo XIX, mantuvo su posición central en la corriente principal del pensamiento económico tradicional; se consideraron como herejes a los que pretendieron enfrentarse a este pensamiento. Hasta la tercera década del siglo XX y gracias al ascendiente del pensamiento...
tracking img