Botana, natalio. “el orden conservador: la política argentina entre 1880 y 1916”. intro y cap i-ii-iii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6852 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
BOTANA, Natalio. “El orden conservador: La política argentina entre 1880 y 1916”. Ed. Hyspamerica. Bs. As. 1985

Resumen de la Introducción y los capítulos I, II y III

Introducción

Hacia 1880 se resolvió un viejo conflicto: Bs. As., federalizada, fue Capital de la República. Poco tiempo después, Julio A. Roca ascendía a la presidencia. Treinta años más tarde (1910) Roque Sáenz Peña electoPresidente, ponía en marcha una reforma política que culminaría en 1916 con el fin del Régimen Conservador y la ascensión de la UCR al poder con Irigoyen en la presidencia.

El autor (Botana) ha procurado reconstruir en este texto una unidad histórica, que más adelante se denomina “régimen político del ochenta”, cuyos límites quedan trazados entre 1880 y 1916. La hipótesis que se defiendepresenta la formación definitiva del Estado Nacional y del régimen político que lo hizo manifiesto, como un fenómeno tardío que sucedió a la guerra civil de la década del cincuenta y a las presidencias fundadoras de Bartolomé Mitre (1862-1868), Domingo F. Sarmiento (1868-1874) y Nicolás Avellaneda (1874-1880). Tuvo dos rasgos distintivos: la constitución de un orden nacional, al cual quedaronsubordinados los arrestos de autonomía que, sobre todo, sobrevivían el Bs. As., y la fórmula política que otorgó sentido a la relación de mando y obediencia privilegiando algunos valores en detrimento de otros. El diseño de esta fórmula política proviene de una obra de Juan Bautista Alberdi. La “fórmula alberdiana” tradujo en 1880 una concepción del orden político que latía desde los albores de laorganización nacional.

Los actores de la fórmula implantaron un principio de legitimidad, pusieron en marcha un sistema de dominación, lo conservaron, lo defendieron y hasta lo reformaron.

Durante dicho periodo, un cambio espectacular en la economía, la población y la cultura conmovió a la sociedad argentina. Los grupos dirigentes, escépticos y conservadores en el campo político, fueron liberales yprogresistas ante la sociedad que se ponía en movimiento. “(…) Había que transformar el país pero desde arriba, sin tolerar que el alud inmigratorio arrancara de las manos patricias el poder (…). Su propósito fue (…) deslindar lo político de lo económico, acentuando en este último el espíritu renovador en tanto se contenía, en el primero, todo intento de evolución” (J. L. Romero. Las ideaspolíticas en Argentina).

La combinación de conservadorismo y liberalismo generó actitudes muchas veces contradictorias. La élite transformadora estaba convencida de la desigualdad que imperaba en la sociedad, pero le fue indiferente. Defendió con métodos criollos el control del poder político en manos de una clase social que se confundía con el patriciado y la aristocracia gobernante; creyó en lapropiedad; jamás dudó del progreso; confió en la educación pública, común y gratuita. Sin embargo, la política se separó de más en más de la sociedad.

Se atravesaron momentos de sobresalto, violencia y negociación que no afectaron la perdurabilidad, durante tres décadas, de ciertos rasgos institucionales. Esta imagen del régimen político semeja un tipo ideal (Max Weber) capaz de imponer coherenciaconceptual, generalizando, a un conjunto de acciones singulares. Se verá la importancia otorgada al control de la sucesión política que, en mayor o menor medida, impusieron los cargos ejecutivos más altos –presidentes, gobernadores y senadores- sobre el resto de la clase política que emprendía una actividad opositora. Este fenómeno de control se concentró sobre todo en la producción del sufragiomediante el fraude.

En el clima moral imperante se observaba una curiosa conjunción entre el optimismo que deparaba la confianza sin límites en el país, con la mala conciencia que nacía de compartir una tradición de falsedad política.

El desgaste del régimen obedeció a la acción de fuerzas sociales y movimientos ideológicos. La oposición intransigente, que no aceptó incorporarse al juego,...
tracking img