Brief

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3378 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
• • •  Isaías 59  • • • 

El

pEcado nos sEpara dE

d ios
y hablan vanidades; conciben maldades, y dan a luz iniquidad. 5Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que comiere de sus huevos, morirá; y si los apretaren, saldrán víboras. 6 Sus telas no servirán para vestir, ni de sus obras serán cubiertos; sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapiña está en sus manos. 7Suspies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad; destrucción y quebrantamiento hay en sus caminos. 8No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz.

En tres secciones en el capítulo 59, Isaías explicó con detalles el problema acerca del pecadodel pueblo y la única esperanza que tenían de liberación. 1) Recalcó el hecho de que el pecado había creado una pared de separación entre ellos y su Dios (vers.os 1–8). 2) Confesó que la única injusticia de ellos había causado un profundo sentimiento de pérdida y de confusión (vers.os 9–15a). 3) Presentó al Señor como la única esperanza de redención que tenía la nación (vers.os 15b–21). el problemadel pecado (59.1–8)
He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; 2pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.
1

La enajenación y el quebrantamiento que sentía el pueblo no eran culpa del Señor. Las frases «vuestras iniquidades» y «vuestrospecados» están en posición enfática en el texto hebreo. Subrayan el origen de la enajenación y la del quebrantamiento. Dios no carece de poder para salvar ni de voluntad para escuchar (vers.o 1), sin embargo, nuestro pecado contra Su santidad hace que una barrera sea puesta en medio. Juan dijo lo mismo: «Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos laverdad» (1ª Juan 1.6). Isaías acusó a Judá de una letanía de pecados. Esta perversidad y violencia habían impregnado todos los ámbitos de la sociedad, así leemos:
Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua. 4No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad; confían en vanidad,3

Sus obras se comparaban con las abominaciones que aparecen en Proverbios 6.16–19, a saber: «Los ojos altivos», «la lengua mentirosa», «las manos derramadoras de sangre inocente», «el corazón que maquina pensamientos inicuos», «los pies presurosos para correr al mal», «el testigo falso que habla mentiras» y «el que siembra discordia entre hermanos». Jim McGuiggan resumió hábilmente estosversículos diciendo: «Tienen mentes torcidas y practican actos torcidos sobre caminos torcidos de su propia torcida hechura; y alguien lo suficientemente insensato para caminar con ellos sobre esa senda torcida, solamente encuentra desasosiego y destrucción».1 los efectos del pecado (59.9–15a)
Por esto se alejó de nosotros la justicia, y no nos alcanzó la rectitud; esperamos luz, y he aquítinieblas; resplandores, y andamos en oscuridad. 10Palpamos la pared como ciegos, y andamos a tientas como sin ojos; tropezamos a mediodía como de noche; estamos en lugares oscuros como muertos. 11Gruñimos como osos
9 1 Jim McGuiggan, The Book of Isaiah (El libro de Isaías), Looking Into The Bible Series (Lubbock, Tex.: Montex Publishing Co., 1985), 297.

1

todos nosotros, y gemimos lastimeramentecomo palomas; esperamos justicia, y no la hay; salvación, y se alejó de nosotros. 12Porque nuestras rebeliones se han multiplicado delante de ti, y nuestros pecados han atestiguado contra nosotros; porque con nosotros están nuestras iniquidades, y conocemos nuestros pecados: 13el prevaricar y mentir contra Jehová, y el apartarse de en pos de nuestro Dios; el hablar calumnia y rebelión, concebir y...
tracking img