Bruma y luz (cuento)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (819 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
De Bruma y Luz

Era una fría noche de invierno en la que no había ni un pastito que no estuviera seco y lo único bello era que esta vez no había habido ningún choque, asesinato ni robo en aquellaplacita.

Eran las tras de la mañana y sólo Amanda estaba allí. Recostada debajo de un banco, cubierta con diarios viejos, descansaba sobre las cajas de cartón "nuevas" que había podido conseguir enla puerta de la casita verde, a la que recién se había mudado Don Gerónimo (porque con algo de "plata" y años, aquí es Don, no un perejil cualquiera como el resto). Ella se cobijaba con su rotososaco verde oliva y un porroncito de vino espeso y negro.
La ambulancia ya había pasado tres veces y siempre cuando estaba a punto de conciliar su alcoholizado sueño. Esa noche, esa noche no aguantó más;estaba cansada y prefirió alejarse, arrastrando los pies tan rápido que se lo permitieron su edad y su extenuado y achacado cuerpo.

Llegando a la costanera (¡si, costanera! ¿por qué si uno, pobrebicho de ciudad, de capital, quiere contar de aguas tiene que hablar de mar, de rambla? habiendo tantos ríos en nuestro país, teniendo tanto "interior" que no sueña con costas tan lejanas como las quenos trae el océano, sino con los vecinos que saludan frente a frente, de orilla a orilla, únicamente separados por un hilito de agua que más que apartar, une), tendió su cartonería y decidía yacersobre ella hasta que levantara el día cuando a pesar de su poca visión y de la oscuridad que reinaba, pudo atisbar una pequeña y rolliza figura sentada a menos de una cuadra de ella que se escondía enla niebla y parecía una campana invertida tañendo sin sentido.
Como el sueño la había abandonado momentáneamente y su líquido amigo estaba a punto de acabarse, decidió buscar su compañía y de pasosatisfacer su curiosidad sobre la situación de aquella persona, y de paso darse por convencida de que todavía no había perdido todas sus facultades y que lo que veía, realmente estaba allí.
Así fue...
tracking img