Budismo y cristianismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 117 (29008 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Budismo y Cristianismo.
Por Samael Aun Weor.
INTRODUCCIÓN
Esta obra, como todas las del Venerable Maestro Samael Aun Weor, desentraña los grandes arcanos que han permanecido ocultos por siglos a los ojos de los profanos. Se revelan aquí las misteriosas claves de la verdadera realización; es esta una especie de síntesis sobre los puntos fundamentales de la enseñanza gnóstica y se nos explica elcontenido trascendental del Budhismo.
El Budhismo, no es sólo una religión o una doctrina, sino todo un sistema de desarrollo espiritual que coincide en su esencia con las más elevadas tradiciones de la antigüedad. Los puntos claves de su enseñanza se ajustan cabalmente a la religión síntesis, que se basa substancialmente en la Alquimia y la Cábala.
El Budhismo tántrico hace énfasis en laeliminación de lo que en occidente conocemos como mercurio seco, el yo, el ego, a través de los procesos de la magia sexual. Se busca la eliminación de los agregados psicológicos que tan profundamente afectan individual y colectivamente a la humanidad. Quizás ninguna enseñanza, salvo la gnóstica, insista tanto en la destrucción del ego animal.
El Autor, profundamente inspirado, nos explica lasdistintas claves de este fin, pues reconoce a la par de Siddhartha Gautama que allí está el yo; aquí la verdad.. Allí donde está el yo no existe la verdad, y allí donde está la verdad no está el yo. El yo es el error, fugitivo del samsara: es el individualismo que aísla y el egoísmo generador de la envidia y el odio. El yo es el insensato arder por el placer, el que corre loco a los triunfos de lavanidad. La verdad es la justa comprensión de las cosas, es lo permanente y lo eterno, lo real en toda existencia, la felicidad .de la senda derecha.
La existencia del yo es una ilusión, y no hay en el mundo torcimiento, ni vicio, ni pecado que no se derive de la afirmación del yo.
No puede poseer uno la verdad sino a condición de reconocer que el yo es una ilusión. No puede uno seguir el rectosendero sino después de libertar su espíritu de las pasiones egoístas. La paz perfecta no puede establecerse sino cuando ha desaparecido toda vanidad.
Sólo la eliminación del yo puede permitirnos la liberación del círculo de las 108 existencias simbolizadas por el collar del Budha. He aquí las claves para lograrlo.
Instituto Gnóstico de Antropología, A.C., 27 de octubre de 1988. México, D.F.
CAPITULO1
EL NIÑO SOL
Amadísimos hermanos Gnósticos:
Esta noche todos nosotros celebramos con inmenso júbilo la Navidad de 1966, y se hace urgente estudiar muy a fondo los misterios crísticos
En el amanecer del gran día cósmico, el Primer Logos, el Padre, dijo al Tercer Logos, el Espíritu Santo: "Id, fecundad a mi esposa, la. materia caótica, la Gran Madre, para que surja la vida; empero, tu verás."Así habló el Padre, y el Tercer Logos se inclinó reverente, amanecía la aurora de la creación.
En los siete templos del caos trabajaron los Cosmocratores, el ejército de los constructores de la aurora, la hueste de los Elohim, el Tercer Logos.
Tres fuerzas son indispensables para toda creación; la fuerza positiva, la fuerza negativa y la fuerza neutra.
Ante el altar del templo un Elohim sepolarizó en forma masculina, positiva, y el otro en forma femenina, negativa.
La planta baja del templo, el coro de los Elohim, representó la forma neutra.
Este orden de las tres fuerzas quedó así establecido en cada uno de los siete templos del caos primitivo. Cantaba el divino varón, cantaba la divina mujer, cantaba el coro de los Elohim.
Toda la liturgia de los siete templos fue cantada y laGran Palabra hizo fecundo el vientre de la Gran Madre Divina.
"En, el Principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios."
"Este era en el principio con Dios." "Todas las cosas por él fueron hechas y sin él nada de la que ha sido hecho fue hecho." "En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres."
El Verbo hizo fecundas las aguas de la vida, y el universo en su...
tracking img