Byron y sarmiento. parte ii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1173 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LORD BYRON Y D. F. SARMIENTO.- Parte IIª.-
Por Guillermo R. Gagliardi.


(VI).- En el canto III, estrofa 12, ob. cit., Byron escribe:

“su alma nunca supo subordinar sus pensamientos a los de los otros; su alma no había podido ser dominada”.

Altivos, de mente independiente y hasta desafiante, enfrentaron el “vibrante clamor de las rabiosas calumnias”, “hasta elabyecto cuchicheo de los imbéciles”, “y la sutil ponzoña de la grotesca camarilla” (L. A. Ruiz: ‘Imagen de Byron’, en ed. Zamora de las obras de B., cit.).

Escribía el periodista cuyano en febrero 1883,

“que no supo tener la lengua, que llamó las cosas por su nombre, que hirió tal o cual susceptibilidad estúpida”…,

respecto de su propia vida, tan trabajada y desprotegida.Sus inteligencias excepcionales

“in its own eddy Bowling and o’erwrought,
A whirling gulf of phantasy and flame”.

Llama, remolino y excitación remarcan su modo de ser, de actuar, escribir, pensar, combatir, disentir, proclamar.

“…there is a fire, un fuego que los mueve, idealista y digno de cumplirse.

“..And motion of the soul…”; movimiento, deseo, ambición de conquista, de haceruna Patria Magna según creen firmemente.
De liberar oprimidos y esclavos. Un Fuego Eterno alimenta semejantes espíritus:

“And put once kindled quenchless evermore,
Preys upon high adventure”.

Ese fuego inextinguible de almas tan activas, su exacerbación, tiene

“la sed de los peligros, y no les fatiga sino el reposo: fiebre del corazón fatal a cuantos ellos devora, acuantos por ella fueron heridos”.
(ob. cit., Canto III, estr. 42).

Recordamos el exilio de Byron, luego de las discordancias con su esposa Anne Isabella Milbanke y con la nobleza de su país (1815).
Y relacionámosla con la estadía sarmientina en la quinta de Yungay (Chile), en la estancia de su mujer, Benita Martínez Pastoriza, alejado de la vida política, alimento auténtico de sugenio.
“La “vida tempestuosa” y “agitada” que evoca el Peregrino, “sus brillantes días de peligros” (B., estr. 44, cit.).

“No viví en vano” piensan. Algo hay que les sobrevivirá eternamente:

“and breath when I expire”…

Admitía Sarmiento:


“acometiendo todo lo que creía bueno”,
“no deseé mejor que dejar por herencia millares en mejores condicionesintelectuales…”.

(VII).- Estos dos Románticos, observan una muy pronunciada conciencia de su propio vivir. Los sueños, el dolor, las ambiciones más altas demarcan su biografía mental.

Proscriptos de la sociedad común, entes de una humanidad diferenciada de la habitual, idealistas, excéntricos y a menudo contradictorios y orgullosos.
Permanentemente reformadores, defensores de la Humanidad esencial, dela Inteligencia Universal.

En sus múltiples viajes, reveladores, B. buscó y apreció “el aspecto del suelo” para así estudiar “la fisonomía de los hombres” como refiere Sarmiento (A. de la Guardia, ob. cit., p. 29).

Reconocidos discípulos de Tirteo, el poeta griego, espartano del siglo VII a. C. Representan los grandes discípulos modernos de este laureado Poeta patriótico.

Como ellos,cantó elegías al “Buen Gobierno” (“Eunomia”), exhortó a la lucha y el valor heroicos (“Hypotekai”), elogió y difundió la Constitución Nacional para conocimiento y aplicación de todo Ciudadano (“Politeia”; Sarmiento: “Comentarios a la Constitución”, “Práctica Constitucional”, etc.).

La Patria se transforma en su mensaje, en un Ideal Ético y bélico, comunitario, pedestal de una Sociedad sólidamenteformada. Tirteo era maestro como Don Domingo, era cojo como Byron. Sobre todo un severo patriota…

La materia de la memorable Literatura byroniana y sarmientina es épica, moral y trágica.
Obra de Pensamiento fundamental, de serio compromiso con la realidad socio-política de su tiempo y con los supremos Ideales de los Libertadores de todas las épocas.

La Literatura entendida como arma...
tracking img