Caballero Carmelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (792 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de mayo de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
cayó uno de ellos. Su cabecita afilada y roja besó el suelo, y lavoz del juez: – ¡Ha enterrado el pico, señores!Batió las alas el vencedor. Aplaudió la multitud enardecida, yambos gallos,sangrando, fueron sacados del ruedo. La primera jornada había terminado. Ahora entraba el nuestro: el “CaballeroCarmelo”. Un rumor de expectación vibró en el circo: – ¡El
Ajiseco
y el
Carmelo
! –¡Ciensoles de apuesta!…Sonó la campanilla del juez y yo empecé a temblar.En medio de la expectación general, salieron los dos hombres,cada uno con su gallo. Se hizo un profundo silencio y soltaron alosdos rivales. Nuestro
Carmelo
, al lado del otro, era un galloviejo y achacoso; todos apostaban al enemigo, como augurio deque nuestro gallo iba a morir. No faltó aficionado que anunció eltriunfo delCarmelo
, pero la mayoría de las apuestas favorecía aladversario. Una vez frente al enemigo, el
Carmelo
empezó a picotear, agitó las alas y cantó estentóreamente. El otro, que enverdad parecíaser un gallo fino de distinguida sangre y alcurnia,hacía cosas tan petulantes cuan humanas: miraba con desprecio anuestro gallo y se paseaba como dueño de la cancha.Enardeciéronse los ánimos de losadversarios, llegaron al centroy alargaron sus erizados cuellos, tocándose los picos sin perder terreno. El
Ajiseco
dio la primera embestida; entablóse la lucha;las gentes presenciaban en silencio lasingular batalla y yo rogabaa la Virgen que sacara con bien a nuestro viejo paladín.Batíase él con todo los aires de un experto luchador,acostumbrando a las artes azarosas de la guerra. Cuidabaponer las patas armadas en el enemigo pecho; jamás picaba a suadversario –que tal cosa es cobardía–, mientras que éste, bravucón y necio, todo quería hacerlo a aletazos y golpes defuerza. Jadeantes, sedetuvieron un segundo. Un hilo de sangrecorría por la pierna del
Carmelo
. Estaba herido, mas parecía nodarse cuenta de su dolor. Cruzáronse nuevas apuestas en favor del
Ajiseco
, y las gentes...
tracking img