Calaveras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1252 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de enero de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
LINDA Y SUS TRAVESURAS
Había una vez una perra llamada linda que en día era humano y en la noche era perro.




Pero tenia un vecino llamado duque era malvado y este había golpeado a sus amigos de linda cuando ella salió a trabajar.



Cuando ella regreso los encontró a sus amigos heridos… llegando la noche linda se convirtió en perro y fue en busca de Duque para darle su merecido susamigos le regalaron una medalla de oro a linda por su valentía al enfrentar al malvado duque.

El joven señor no parecía escucharlo. Observaba la creciente oscuridad del crepúsculo con
aquella mirada suya, entre aburrida y distraída. Will había cabalgado el tiempo suficiente junto al
caballero para saber que era mejor no interrumpirlo cuando mostraba aquellaexpresión.
—Vuelve a contarme lo que viste, Will. Con todo detalle. No te dejes nada.
Will había sido cazador antes de unirse a la Guardia de la Noche. Bueno, en realidad había
sido furtivo. Los jinetes libres de los Mallister lo habían atrapado con las manos manchadas de sangre
en los bosques de los Mallister, mientras despellejaba un ciervo de los Mallister, y tuvo que elegir
entrevestir el negro o perder una mano. No había nadie capaz de moverse por los bosques tan
sigilosamente como Will, y los hermanos negros no tardaron en explotar su talento.
—El campamento está tres kilómetros más adelante, pasado aquel risco, justo al lado de un
arroyo —dijo Will—. Me acerqué tanto como me atreví. Eran ocho, hombres y mujeres. Niños no, al
menos no vi ninguno.Habían puesto una especie de tienda contra la roca. La nieve ya la había cubierto
casi del todo, pero la vi. No había ninguna hoguera, aunque el lugar donde habían encendido una se
distinguía claramente. Ninguno se movía, los observé un buen rato. Ningún ser vivo ha estado jamás
tan quieto.
—¿Viste sangre?
—La verdad es que no —admitió Will.
—¿Y armas?
—Algunas espadas, unos cuantosarcos... Uno de los hombres tenía un hacha. De doble filo,
parecía muy pesada, un buen trozo de hierro. Estaba en el suelo, junto a su mano.
—¿Recuerdas en qué postura se encontraban los cuerpos? —Un par de ellos estaban sentados
con la espalda contra la roca —contestó Will encogiéndose de hombros—. La mayoría, tendidos en el
suelo. Como caídos.
—O dormidos —sugirió Royce.
—Caídos —insistióWill—. Había una mujer en la copa de un tamarindo, medio escondida
entre las ramas.'Una vigía. —Esbozó una sonrisa—. Tuve buen cuidado de que no me viera. Cuando
me acerqué, vi que ella tampoco se movía. —Muy a su pesar, se estremeció.
—¿Tienes frío? —preguntó Royce.
—Un poco —murmuró Will—. El viento, 'mi señor.
El joven caballero se volvió hacia el guardia de pelo cano. Las hojas que laescarcha había
hecho caer de los árboles pasaron susurrantes junto a ellos, y el corcel de Royce se movió,
inquieto.
—¿Qué crees que pudo matar a esos hombres, Gared? —preguntó Ser Waymar en tono
despreocupado. Se ajustó el pliegue de la larga capa de marta.
—El frío —replicó Gared con certeza férrea—. Vi a hombres morir congelados el pasado
invierno, y también el anterior,cuando era casi un niño. Todo el mundo habla de nieve de quince
metros de espesor, y de cómo el viento gélido llega aullando del norte, pero el verdadero enemigo
es el frío. Se echa encima de uno más sigiloso que Will, al principio se tirita y castañetean los
dientes, se dan pisotones contra el suelo, y se sueña con vino caliente y con una buena hoguera. Y
quema, vaya si quema. No haynada que queme como el frío. Pero sólo durante un tiempo. Luego
se mete dentro y empieza a invadirlo todo, y al final no se tienen fuerzas para combatirlo. Es más
fácil sentarse, o echarse a dormir. Dicen que al final no se siente ningún dolor. Primero se está
débil y amodorrado, y todo se vuelve nebuloso, y luego es como hundirse en un mar de leche
tibia. Como muy...