Camino a los valores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1099 palabras )
  • Descarga(s) : 29
  • Publicado : 16 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS LIBROS: CAMINO A LOS VALORES Y AL SENTIDO DE LA VIDA
“El hombre se autorealiza en la misma medida en que se compromete al cumplimiento del sentido de su vida”
Viktor Frankl
En estos últimos meses he participado con dos pláticas en el Jaguar Despertado: “La tarea de nuestro tiempo” y “Valores y sentido de vida”. En la primera intenté mostrar que el mal de nuestro siglo era el nihilismo, yque éste, más que no creer en nada, se manifestaba como un nuevo rostro del mal: la indiferencia. Ante lo cual, lógicamente, “la tarea de nuestro tiempo” era combatir esa indiferencia, y para ello hablé un poco de esta corriente filosófica que estoy promoviendo actualmente: la “Filosofía práctica” , así como de esta alternativa a las terapias que es la “Consejería filosófica”, como mediosprivilegiados para combatir este mal imperante.
Acontecimientos mundiales, como el cambio climático y la crisis económica; nacionales, como los miles de asesinados en el enfrentamiento gubernamental desorganizado con el crimen organizado; y estatales como, los mismos, más las tres recientes inundaciones y el crimen del joven político José Fuentes Esperón y su familia, han sacudido la conciencia (de losque aun tienen), tanto de las autoridades como de la sociedad en general, haciendo a todos hablar de “falta de valores” (asumiendo que existen), “crisis de valores” (que existen, pero están desapareciendo), “pérdida de valores” (que existieron); “sociedad decadente”, “irresponsabilidad de los padres”; y si faltara algo, las baterías sociales se enderezan sobre los jóvenes, satanizándolos yviéndolos como una generación “perdida”. Un ‘mea culpa’ generalizado.
Compañero de viaje del nihilismo ha sido el relativismo imperante. Escuchamos que “todo es relativo”, sin pensar que si todo fuera relativo, el relativismos mismo sería relativo. Y sin ver que, ¡oh paradoja¡, ésta es ya una afirmación muy absolutista, ¿no creen? Por supuesto que este relativismo invadió todos los campos,principalmente el de la moral, y así cobró fuerza el relativismo moral y el relativismo axiológico, según el cual “todo vale”, o “todo se vale”, siempre y cuando me guste, haciendo del gusto un valor superior a los demás. No importa si algo tiene un valor en sí mismo, si me conviene o no, lo importante es que “que me guste”, ya que el placer por el placer mismo se convirtió en el amo de casi todas laactividades humanas. En realidad yo no veo una pérdida o ausencia de valores, sino un trastocamiento de la jerarquía de valores vigentes en la primera mitad del siglo XX, antes de que las dos grandes guerras mundiales los pusieran en crisis. También han cobrado relevancia valores que antes estaban en otro nivel en la jerarquía o, también, han surgido o fomentado los que ahora se denominan: Antivalores.La principal consecuencia es la pérdida del “sentido de la existencia”, y un pernicioso sentimiento de Vacío existencial. Entonces cada vez es más común que mucha gente se queje de no encontrar un sentido a su existencia, o preguntarse, más filosóficamente, si existirá un sentido general de la existencia. Esto me recuerda que dice Víctor Frankl, el creador del Análisis existencial y laLogoterapia, que “La sed es la prueba más clara de la existencia de algo parecido al agua”; así que si la gente pregunta por el sentido, es muy probable que éste exista y sólo hay que descubrirlo, cada quien individualmente. O, tal vez, dice este autor, nos convenga que “hagamos como si hubiera un sentido”.
Quien ha perdido el sentido y siente un vacío existencial, asume una actitud de: “para qué hagoesto o aquello, si de todas maneras me siento infeliz”, o “haga lo que haga, tenga o no riqueza, invariablemente voy a morir”. Expresiones que denotan también una sensación de “provisionalidad de la existencia”, como la designaron los filósofos existencialistas de la postguerra: Heidegger, Sartre, Camus, Jaspers, etc. Por ello Frankl, con su terrible experiencia en los campos de concentración...
tracking img