Canto i la iliada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (993 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Iliada - Canto I : Apolo envia peste. La colera de Aquiles
de Homero

1 Canta, oh diosa, la colera del Pelida Aquiles; colera funesta que causo infinitos males a los aqueos y precipito al Hadesmuchas almas valerosas de heroes, a quienes hizo presa de perros y pasto de aves —cumpliase la voluntad de Zeus—desde que se separaron disputando el Atrida, rey de hombres, y el divino Aquiles.

8?Cual de los dioses promovio entre ellos la contienda para que pelearan? El hijo de Zeus y de Leto. Airado con el rey, suscito en el ejercito maligna peste y los hombres perecian por el ultraje que elAtrida infiriera al sacerdote Crises. Este, deseando redimir a su hija, habiase presentado en las veleras naves aqueas con un inmenso rescate y las infulas del flechador Apolo que pendian de aureocetro, en la mano; y a todos los aqueos, y particularmente a los dos Atridas, caudillos de pueblos, asi les suplicaba:

17 —?Atridas y demas aqueos de hermosas grebas! Los dioses, que poseen olimpicospalacios, os permitan destruir la ciudad de Priamo y regresar felizmente a la patria. Poned en libertad a mi hija y recibid el rescate, venerando al hijo de Zeus, al flechador Apolo.

22 Todos losaqueos aprobaron a voces que se respetase al sacerdote y se admitiera el esplendido rescate: mas el Atrida Agamemnon, a quien no plugo el acuerdo, le mando enhoramala con amenazador lenguaje:

26—Que yo no te encuentre, anciano, cerca de las concavas naves, ya porque demores tu partida, ya porque vuelvas luego; pues quizas no te valgan el cetro y las infulas del dios. A aquella no la soltare;antes le sobrevendra la vejez en mi casa, en Argos, lejos de su patria, trabajando en el telar y compartiendo mi lecho. Pero vete; no me irrites, para que puedas irte sano y salvo.

33 Asi dijo. Elanciano sintio temor y obedecio el mandato. Sin desplegar los labios, fuese por la orilla del estruendoso mar, y en tanto se alejaba, dirigia muchos ruegos al soberano Apolo, hijo de Leto, la de...
tracking img