Cap 21, 22 y 23 de maria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7060 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
XX
Mi madre y Emma salieron al corredor a recibirme. Mi padre había montado para ir a visitar los trabajos.
A poco rato se me llamó al comedor, y no tardé en acudir porque allí esperaba encontrar a María pero me engañé; y como le preguntase a mi madre por ella, me respondió:
—Como esos señores vienen mañana, las muchachas están afanadas por que queden muy bien hechos unos dulces; creo que hanacabado ya y que vendrán ahora.
Iba a levantarme de la mesa cuando José, que subía del valle a la montaña arreando dos mulas cargadas de cañabrava, se paró en el altico desde el cual se divisaba el interior, y me gritó:
—¡Buenas tardes! No puedo llegar, porque llevo una chúcara y se me hace noche. Ahí le dejo un recado con las niñas. Madrugue mucho mañana, porque la cosa está segura.
—Bien —lecontesté—; iré muy temprano; saludes a todos.
—¡No se olvide de los balines!
Y saludándome con el sombrero continuó subiendo.
Dirigíme a mi cuarto a preparar la escopeta, no tanto porque ella necesitase de limpieza cuanto por buscar pretexto para no permanecer en el comedor, en donde al fin no se presentó María.
Tenía yo abierta en la mano una cajilla de pistones cuando vi a María venir haciamí trayéndome el café, que probó con la cucharilla antes de verme.
Los pistones se me regaron por el suelo apenas se acercó.
Sin resolverse a mirarme, me dio las buenas tardes, y colocando con mano insegura el platito y la taza en la baranda, buscó por un instante con ojos cobardes los míos, que la hicieron sonrojar; y entonces, arrodillada, se puso a recoger los pistones.
—No hagas tú eso —ledije—; yo lo haré después.
—Yo tengo muy buenos ojos para buscar cosas chiquitas —respondió—; a ver la cajita.
Alargó el brazo para recibirla, exclamando al verla:
—¡Ay! ¡Si se han regado todos!
—No estaba llena —le observé ayudándole.
—Y que se necesitan mañana de éstos —dijo soplándoles el polvo a los que tenía en la sonrosada palma de una de sus manos.
—¿Por qué mañana y por qué de éstos?—Porque como esa cacería es peligrosa, se me figura que errar un tiro sería terrible, y conozco por la cajita que éstos son los que el doctor te regaló el otro día diciendo que eran ingleses y muy buenos...
—Tú lo oyes todo.
—Algo hubiera dado algunas veces por no oír. Tal vez sería mejor no ir a esa cacería... José te dejó un recado con nosotras.
—¿Quieres tú que no vaya?
—¿Y cómo podría yoexigir eso?
—¿Por qué no?
Miróme y no respondió.
—Ya me parece que no hay más —dijo poniéndose en pie y mirando el suelo a su alrededor—; yo me voy. El café estará ya frío.
—Pruébalo.
—Pero no acabes de cargar esa escopeta ahora...
Está bueno —añadió tocando la taza.
—Voy a guardar la escopeta y a tomarlo; pero no te vayas.
Yo había entrado a mi cuarto y vuelto a salir.
—Hay mucho quehacer allá dentro.
—Ah, sí —le contesté—; preparar postres y las galas para mañana. ¿Te vas, pues?
Hizo con los hombros, inclinando al mismo tiempo la cabeza a un lado, un movimiento que significaba: como tú quieras.
—Yo te debo una explicación —le dije acercándome a ella—. ¿Quieres oírme?
—¿No digo que hay cosas que no quisiera oír? —contestó haciendo sonar los pistones dentro de la cajita.—Creía que lo que yo...
—Es cierto eso que vas a decir, eso que crees.
—¿Qué?
—Que a ti sí debiera oírte; pero, esta vez, no.
—¡Qué mal habrás pensado de mí en estos días!
Ella leía, sin contestarme, los letreros de la cajilla.
—Nada te diré, pues; pero dime qué te has supuesto.
—¿Para qué ya?
—¿Es decir que no me permites tampoco disculparme para contigo?
—Lo que quisiera saber es por quéhas hecho eso; sin embargo, me da miedo saberlo por lo mismo que para nada he dado motivo; y siempre pensé que tendrías alguno que yo no debía saber... Mas como parece que estás contento otra vez... yo también estoy contenta.
—Yo no merezco que seas tan buena como eres conmigo.
—Quizá seré yo quien no merezca...
—He sido injusto contigo, y si lo permitieras, te pediría de rodillas que me...
tracking img