Cap. cazadora

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1532 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

—Es sencillo —dijo Jez la noche de la última cacería de su vida—. Vosotros corréis y nosotros os perseguimos. Si os atrapamos, morís. Os daremos tres minutos de ventaja. El líder de la banda de cabezas rapadas que estaba delante de ella no se movió; tenía un rostro descolorido y ojos de tiburón. Permanecía de pie en tensión, intentando parecer un tipo duro, pero a Jez se le escapaba el levetemblor de los músculos de sus piernas. Jez le dedicó una sonrisa radiante. —Elegid una arma —dijo. Con la punta del pie dio un golpecito al montón que tenía a sus pies. Había gran cantidad de material allí: pistolas, cuchillos, bates de béisbol, incluso unas cuantas lanzas. —Vamos, coged más de una. Coged tantas como queráis. Yo invito. Sonó una risita ahogada detrás de ella y Jez efectuó ungesto tajante para detenerla. Volvió a hacerse el silencio. Los dos grupos estaban de pie el uno frente al otro, seis matones cabezas rapadas a un lado y la banda de Jez al otro. Pero la gente de Jez no eran exactamente miembros normales de una banda. 9

126_10_055 Cazadora.indd 9

11/1/11 09:00:41

Los ojos del líder de los cabezas rapadas se trasladaron al montón. Luego se abalanzórepentinamente y se alzó con algo en la mano. Una pistola, por supuesto; ellos siempre elegían pistolas. Ésa en particular resultaba ilegal comprarla en California: una arma semiautomática de asalto de gran calibre. El cabeza rapada la alzó con un veloz movimiento y apuntó directamente a Jez. Jez echó la cabeza atrás y lanzó una carcajada. Todo el mundo la miraba con atención... y eso era perfecto. Tenía unaspecto magnífico y lo sabía. Con los brazos en jarras, la melena roja cayendo por encima de los hombros hasta la espalda, un rostro de líneas delicadas alzado hacia el cielo... ¡sí, resultaba espléndida! Alta, orgullosa, fiera... y muy hermosa. Era Jez Redfern, la cazadora. Bajó la barbilla y clavó en el líder de la banda sus ojos entre plateados y azules, un color que él no podía haber vistonunca antes, porque ningún humano tenía unos ojos así. Él no lo captó. No parecía el más espabilado del grupo. —Persigue esto —dijo, y disparó el arma. Jez se movió en el último instante. No es que el metal fuese a herirla de gravedad al atravesarle el pecho, pero podría haberla derribado hacia atrás y eso era lo último que deseaba. Acababa de relevar a Morgead en el liderazgo de la banda, y noquería mostrar ninguna debilidad. La bala le atravesó el brazo izquierdo, con una pequeña explosión de sangre y un agudo ramalazo de dolor al fracturar el hueso antes de seguir adelante. Jez entrecerró los ojos, pero mantuvo la sonrisa. Entonces echó una ojeada al brazo y perdió la sonrisa, que reemplazó por un siseo. No había tenido en cuenta los daños en la manga. Ahora había un agujero ensangrentadoen ella. ¿Por qué no pensaba nunca en esas cosas? 10

126_10_055 Cazadora.indd 10

11/1/11 09:00:41

—¿Sabes lo que cuesta el cuero? ¿Sabes lo que vale una chaqueta como ésta? —Avanzó hacia el cabeza rapada. Éste pestañeaba y parecía en otro mundo, incapaz de entender cómo se había movido ella tan de prisa y por qué no aullaba de dolor. Apuntó con la pistola y volvió a disparar una y otravez, cada vez más frenéticamente. Jez esquivó los proyectiles. No quería más agujeros. Su brazo estaba sanando ya, la herida se cerraba y la piel volvía a regenerarse, pero por desgracia la chaqueta no podía hacer lo mismo. Alcanzó al cabeza rapada sin recibir ningún otro impacto de bala y lo agarró por la solapa de la cazadora de aviador verde y negra del ejército del aire, y lo alzó en el airecon una sola mano, hasta que las punteras de acero de sus botas Doc Marten quedaron unos centímetros por encima del suelo. —Será mejor que corras, chico —dijo, y luego lo lanzó con fuerza. Salió despedido por los aires a una distancia notable y rebotó en un árbol. Se levantó gateando, con los ojos desorbitados de terror y la respiración entrecortada. La miró, miró a su banda, luego dio media...
tracking img