Capitulo uno ya lo tengo todo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (556 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO UNO
YA LO TENGO TODO

Lo primero que debemos saber que este capítulo habla de que nunca nadie a llega a tener todo. Ya que cuando se tiene dinero se pierden otras cosas como losprincipios y valores. Les oímos decir a algunas personas. "¡al fin lo tengo todo!". ! Refiriéndonos a los que han tenido éxito, exclamamos con admiración "ha llegado a la cumbre" ¡que buena vida! Y asi vael mundo veces he observado algo triste en los que lo tienen todo, parecen haber perdido cierta cualidad, les falta el incentivo, el empuje, la motivaciónque los llevo a la cima. La vieja emoción dela realización ya no es lo que fueron. Un individuo que había llegado a la cumbre se quejaba: "la vida ya no es tan divertida como antes.
Ya no encuentra un problemasni obstáculos interesantes quevencer". Pero hay otros hombres y mujeres que piensan de una manera muy distinta, habiendo alcanzado una meta, se fijan otra, y repiten la bien probada y verdadera pauta del éxito. Salen conrealizaciones novedosas. Jamás se les acaba el entusiasmo. El verdadero sabor, la diversión real, la emoción continua, están en el proceso de alcanzar algo, y no en haberlo alcanzado todo. La felicidad seencuentra más bien en la lucha por la meta que en sentarse a gozar del objetivo ya realizado.
Se encuentra en fijarse una nueva meta y perseguirla con decisión, con el mismo espíritu competitivo einnovador. Uno de los hombres verdaderamente felices era el finado Amos Parrish, el primer experto en ventas con que contaba la industria de los grandes almacenes. A pesar de que tartamudeaba, todos losaños los ejecutivos de tiendas acudían a oír sus conferencias sobre mercadeo, esto era una cosa notable y fuera de lo común, aun cuando ya iba envejeciendo, su mente permanecía alerta y produciendoconstantemente notables ideas nuevas, cuando se hallaba en su lecho de muerte, a los noventa y cuatro años de edad, dijo en una llamada tengo una nueva idea, y esa si es buena, solamente hablamos del...
tracking img