Carisias o abuso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2043 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 29 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
****REFLEXIONES SOBRE LAS

CARICIAS y ABUSOS
Toda persona, en más de algún momento de su vida ha sentido los fuertes impulsos de acariciar a alguien y el gusto de recibirlas. Unas caricias son agradables, otras molestas, difíciles de controlar, abusivas o indebidas. Estos son temas de interés y preocupación desde hace tiempo hasta el día de hoy. Hay caricias normales de padres a hijos, deabuelos a nietos, entre novios, amigos, esposos y familiares; prohibidas a menores, con engaño, fuerza o sin consentimiento; no bien vistas por unos, como las pre y extra matrimoniales, entre el mismo sexo, hacia objetos o animales La necesidad de caricias es una realidad que está en todos, nadie en su sano juicio lo puede negar. Eric Berne desarrolla el concepto de la caricia como el alimento delalma y el efecto negativo del Hambre de Caricias. Para ampliar consulte en la red: http://www.cop.es/colegiados/MU00024/caricias.htm Rene Spitz (1956) hace estudios sobre los niños en orfanatos donde son privados de afecto y atención emocional; estos niños caen en depresión, marasmo o muerte. Los niños hospitalizados sienten un gran alivio al recibir la sonrisa o la caricia de alguien (efecto de“Patch” Adams); abrazando a un osito de peluche, una simple almohada; Durante la vida muchos solo son alimentados, vestidos o educados, pero no siempre son acariciados. Hay hogares y espacios donde se propicia la caricia auténtica, el elogio, la sonrisa, la alegría de compartir; eventos estimulantes que llevan la tónica de hacer sentir bien con abrazos, aplausos, reconocimientos sin malicia ointenciones ocultas; mejoran la autoestima y levantan el ánimo. Son ambientes nutritivos y agradables, con poco riesgo de que se den abusos. Las caricias forman vínculos y acercan a las personas en los momentos de crisis. Pero en unas escuelas, colegios, instituciones o centros de trabajo ocurre lo contrario; se insulta, se critica por criticar o descalifica; priva el ambiente negativo, con rostros“chiiisssh” y se crean las condiciones tóxicas propicias para el abuso y la violencia. Una ofensa mal manejada puede terminar en un hecho violento (masacre de Columbine). Unos dicen que elogiar a los hijos es mal acostumbrarlos; los machistas creen que el padre no debe acariciar a su hijo porque lo puede volver homosexual; que acariciar es signo de poca hombría; solo a las mujeres se acaricia. Estas sonideas tremendamente perjudiciales. Además existe una compleja fisiología del placer que se relaciona con feromonas y neurotransmisores como la testosterona, oxitocina, noradrenalina, serotonina, dopamina y endorfinas, que inciden en su intensidad. Entre los jóvenes por sus altos niveles hormonales se da el juego del coqueteo, la seducción para lograr las primeras caricias fuera del hogar; esto se daen los colegios, universidades, bares, fiestas o playas. Unos se llegan a obsesionar por su necesidad de caricias y pierden el interés por los estudios o el trabajo.

En la adolescencia se dan las grandes expectativas por acariciar y ser acariciado; puede ser un período de mucha alegría o frustración. No siempre encuentran la orientación adecuada para el manejo de las caricias y cometen errores,“clavos o metidas de pata”. Por lo general, el objeto de atracción y caricia se determina en parte genéticamente, por las experiencias en la temprana infancia y la influencia del medio; no siempre es una elección voluntaria que se puede cambiar fácilmente. Unos criterios psicológicos discrepan sobre el origen del deseo; que no siempre son patologías ni causan daño; o no coinciden con losculturales, religiosos y legales. Las caricias en el lugar y a la persona equivocada han costado caro a la Iglesia, sacerdotes, predicadores, deportistas, profesionales, líderes políticos, jóvenes y gente común. Para muchos la caricia no es tarea fácil; se olvidan de su condición moral y se dejan dominar por el impulso, cometiendo abusos o acosos. Hay un deseo normal de acariciar, tocar, oler,...
tracking img