Carta del jefe seatle al presidente de usa franklin p.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1132 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. ¿Por qué hay quienes consideran este texto como el primer manifiesto ambientalista?

2. ¿Cuán humano es el sentir del jefe Seattle y de su pueblo tanto hacia la humanidad como hacia la Naturaleza?

3. ¿Cuán costoso puede ser el avance o el progreso material?

4. ¿Podemos vivir en armonía con la Naturaleza, es decir, con nuestro planeta?

5. ¿En qué discrepas y en qué estás de acuerdocon las ideas de Seattle?

Las visiones y sabias reflexiones del Indio Seattle predicen la destrucción progresiva de la naturaleza a manos de un hombre más civilizado , pero menos sensible a las bondades de la tierra. En 1884 habla ya de contaminación ambiental y sónica, destrucción de animales y árboles, la ruptura de la cadena ecológica y sus funestas consecuencias.
La advertencia dramáticadel Indio Seattle y su clamoroso llamado a la conservación de los recursos naturales renovables, nos mueve a divulgar tan importante documento por considerarlo un poderoso y vigente manifiesto de la supervivencia que debe llevar los hombres a la reflexión y participación decidida en las acciones tendientes a incrementar la calidad del ambiente y de la vida.
El nombre "Seattle" significa mucho paratodos aquellos que están preocupados por los seres humanos y el ambiente. El Jefe Seattle nos regaló, en 1854, una manera de pensar que el mundo -o al menos sus líderes y especuladores- siguen negando tozudamente. El explicó, de una manera mucho más profunda que la que hayan sido capaces todos los pensadores modernos sobre el "desarrollo sustentable", la relación que los seres humanos debenestablecer con la naturaleza y con sus congéneres. En su discurso, el Jefe Seattle dijo también: "Sabemos esto: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra".
Sin embargo la palabra "Seattle" ha adquirido hoy en día otro significado: el de la ciudad -que lleva el nombre del famoso Jefe- donde las transnacionales tratarán de poner a todo el planeta a su servicio a través dela Organización Mundial del Comercio. Si tienen éxito, la tierra no pertenecerá siquiera al hombre, sino a un puñado de gigantescas corporaciones. ¿Qué diría el Jefe Seattle al respecto?

Continuando en la línea de una de las inquietudes sociales que impregnan el comienzo de este siglo XXI y que tantas organizaciones ecologistas han abanderado a lo largo de los últimos tiempos, y de la que seha hecho eco la UNESCO, nombrando el presente año, como EL AÑO DE LATIERRA, permitidme, de estas líneas, os invite a realizar una reflexión crítica, sobre la responsabilidad contraída por nosotros como civilización occidental, y concretamente, en lo referido al continente americano, (pero que se extiende a otros continentes en la actualidad) por la acción misma del descubrimiento de dichocontinente americano, y por los hechos acaecidos posteriormente, derivados de la imposición de nuestra cultura occidental, sobre las preexistentes en dicho territorio.
              Reflexión que ha de hacerse respecto a los efectos producidos en la consecución de la destrucción del medio ambiente en nuestro planeta.
              No sólo sobre el genocidio acumulativo de razas y culturas autóctonas,sino sobre las heridas infringidas en la piel misma de su tierra, que ésta, malamente, sobrelleva.
              La destrucción de las extensas praderas de la zona norte donde, sioux, cheyenes, pies negros, cherokees y otras tribus, desarrollaban su quehacer, y el aniquilamiento paulatino de los bosques tropicales y de la amazonia, ha sido y sigue siendo, aterradoramente, constante.
             Los bosques tropicales son los únicos pulmones existentes en la Tierra. Cuando ellos se agoten, con ellos moriremos.

              Con la extinción del bosque tropical, no sólo se extingue nuestra única posibilidad de continuar respirando, sino, además, una serie ingente de especies vegetales y animales aún sin descubrir por los científicos, destruyéndose así, la herencia que, a lo largo de...
tracking img