Carta del jefe seattle

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (690 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Carta del Jefe Seattle en 1852 cuando el gobierno de los Estados Unidos quiso comprar tierras tribales

El presidente en Washington dice que quiere comprar nuestra tierra.
Pero ¿Cómo se puedecomprar o vender el cielo? ¿O la tierra?
La idea nos resulta extraña.
Si no somos los dueños de la frescura del aire o el brillo de las aguas
¿Cómo podrías comprarlos?
Para mi pueblo, cada parte deesta tierra es sagrada.
Cada brillante aguja de pino, cada arenosa, cada niebla en el bosque oscuro,
Cada arroyo, cada insecto que zumba.
Todos son sagrados en la memoria y la experiencia de mipueblo.

Conocemos la savia que corre por los árboles
Como conocemos la sangre que corre por nuestras venas.
Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros.
Las flores perfumadas son nuestrashermanas.
El oso, el venado, la gran águila, son nuestros hermanos.
Las rocas, la hierba del prado, el calor en el cuerpo del caballo y el hombre
Todo pertenece a la misma familia.
El aguaresplandeciente que corre en arroyos y ríos no es solo agua,
Sino sangre de nuestros antepasados.

Si os vendemos nuestra tierra, debéis recordar que es sagrada.
Cada reflejo fantasmal en las aguas clarasde los lagos habla de hechos y
Recuerdos en la vida de mi pueblo.
El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.
Los ríos son nuestros hermanos. Sacian nuestra sed. Transportan las canoas yalimentan a nuestros hijos.
De modo que debéis dar a los ríos el cariño que le darías a un hermano.

Si os vendemos nuestra tierra, recordad que el aire es precioso para nosotros,
Que el airecomparte su espíritu con toda la vida que nutre.
El viento que le dio su primer aliento a nuestro abuelo, también recibe su último suspiro. El viento les da a nuestros hijos el espíritu de la vida.
Demodo que si os vendemos nuestra tierra, debéis mantenerla aparte y consagrada
Como un lugar donde el hombre puede ir a saborear el viento endulzado
Por las flores del prado.

¿Les enseñareis a...
tracking img