Carta enciclica humanae vitae

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1295 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CARTA ENCÍCLICA HUMANAE VITAE

Esta encíclica fue escrita por el papa Pablo VI. Publicada el 25 de julio del 1968, dirigida a la comunidad cristiana y su amor conyugal; enseñándole como llevar su vida sexual.

Resumen:
La encíclica consta de tres partes que aborda la cuestión de la transmisión de la vida y el problema de la natalidad.
En la primera describe el hecho de que los matrimoniospuedan requerir el limitar el número de hijos debido a distintas circunstancias. El Papa enumera algunas: la así llamada explosión demográfica, el mayor papel profesional de la mujer dentro de la sociedad y los nuevos medios técnicos y médicos, etc. Ahora bien, se afirma abiertamente la competencia del magisterio en estos temas dado que, según recuerda el Papa, esa misión ha recibido deJesucristo. Se menciona además que a la encíclica precedió un estudio y una consulta hechas a obispos y a expertos pero que, sobre todo las conclusiones de la comisión creada para tal efecto, no son consideradas vinculantes dada la división que se dio entre sus participantes y la presencia de opiniones no totalmente fieles al Magisterio.
En la segunda parte, se afrontan los principios doctrinales que sedeben tomar en cuenta a la hora de dar un juicio moral sobre el control de la natalidad. En relación con el acto sexual, la encíclica recuerda la enseñanza de la Iglesia en relación con los dos significados de él. Afirma que el acto sexual debe de "mantener su papel intrínseco de procrear la vida humana" y que "la interrupción directa de un proceso reproductivo que ya haya iniciado" va en contra delas leyes morales cristianas.
El aborto, aún cuando sea para fines médicos, queda prohibido de forma absoluta al igual que la esterilización quirúrgica (ya sea a través de una vasectomía o un ligamiento de trompas) aún cuando se trate de una medida temporal.
De igual forma cualquier acción terapéutica que tenga como propósito prevenir la procreación queda prohibida. Esto incluye métodos químicosy aquellos que crean barreras físicas para evitar el embarazo.
La encíclica no condena los métodos que causan infertilidad como efecto secundario siempre y cuando la esterilización no sea el verdadero propósito del acto.
Los métodos naturales de planificación familiar (como la abstinencia durante ciertas fases del ciclo menstrual) son moralmente aceptables ya que como afirma el texto:
loscónyuges se sirven legítimamente de una disposición natural... renuncian conscientemente al uso del matrimonio en los periodos fecundos cuando por justos motivos la procreación no es deseable, y hacen uso después en los periodos a genésicos para manifestarse el afecto y para salvaguardar la mutua fidelidad. Obrando así ellos dan prueba de amor verdadero e integralmente honesto.
Sin embargo, subrayaque esto se debería dar por serios motivos físicos, psicológicos o de circunstancias.
La encíclica reconoce que tal vez las enseñanzas que intenta diseminar no serán aceptadas por todos pero que la iglesia Católica no puede declarar ciertos actos como morales cuando en realidad no lo son.
Luego, indica diversas consecuencias que podrían darse del uso de medios no naturales para el control de lanatalidad: se abriría el camino para la infidelidad conyugal y la degradación de la moralidad, se perdería el respeto por la mujer que podría llegar a ser considerada como un mero objeto de placer, se daría a algunos estados la posibilidad de intervenir en temas tan íntimos de la pareja.
En la tercera parte, titulada "Directivas pastorales" el Papa se dirige a diversos grupos para solicitar suapoyo. Pide a las autoridades públicas que se opongan a las leyes que deterioren las leyes naturales de moralidad (véase ley natural), pide que los científicos estudien mejores métodos de control natal natural y un llamado a que los doctores, enfermeras y sacerdotes promuevan métodos naturales sobre los artificiales.

Opinión personal
La doctrina contenida en la encíclica Humanae vitae no es...
tracking img