Carta a la tolerancia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (830 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
"Ninguna Iglesia está obligada en virtud del deber de tolerancia a retener en su seno a una persona que, después de haber sido amonestada, continúa obstinadamente transgrediendo las leyes de lasociedad" (Pg. 18). Nunca cabe el uso de la fuerza o el castigo, pero sí se justifica la expulsión del propio seno de quien no se amolda a las reglas de la "sociedad eclesiástica".

2º) "Ninguna personaprivada tiene derecho alguno, en ningún caso, a perjudicar a otra persona en sus goces civiles porque sea de otra Iglesia o religión" (Pg. 18). La tolerancia no sólo debe ejercerla el magistrado, sinolas propias Iglesias entre sí, pues el poder civil no les corresponde. Sólo el poder civil puede coaccionar, pero tampoco puede hacerlo para obligar a seguir una religión determinada. Resultaintolerable, por tanto, quien procure emplear la fuerza para coaccionar en materia religiosa.

Quien debe decidir qué Iglesia es la verdadera es sólo Dios. No se puede saber cuál lo es, y aunque sesupiera, la verdadera Iglesia no tendría derecho a destruir a la otra. En esto, Locke propugna una amplia libertad religiosa: “Nadie, (...), ni las personas individuales ni las Iglesias, ni siquiera losEstados, tienen justos títulos para invadir los derechos civiles y las propiedades mundanas de los demás bajo el pretexto de la religión” (Pg. 22). Esto es porque “Ni la paz, ni la seguridad, ni siquierala amistad común, pueden establecerse o preservarse entre los hombres mientras prevalezca la opinión de que el dominio está fundado en la gracia y que la religión ha de ser propagada por la fuerza delas armas” (Pg. 23). Lo cual quiere decir que nunca habrá paz mientras no haya tolerancia. Éste es uno de los principales motivos esgrimidos por numerosos pensadores para pretender la universalizaciónde un espíritu de tolerancia que englobe diversos aspectos.

3º) La autoridad de los curas no puede ir más allá de lo estrictamente religioso: “La Iglesia en sí es una cosa absolutamente distinta...
tracking img