Cartas de la conquista de méxico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 694 (173450 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
C A R T A S D E C O N Q U I S T A M É X I C O H E R N Á N

L A D E

C O R T É S

Ediciones elaleph.com

Editado por elaleph.com

© 2000 – Copyright www.elaleph.com Todos los Derechos Reservados

CARTAS DE LA CONQUISTA DE MÉXICO

CARTA PRIMERA ENVIADA A LA REINA DOÑA JUANA Y AL EL EMPERADOR CARLOS V, SU HIJO, POR LA JUSTICIA Y REGIMIENTO DE LA RICA VILLA DE LA VERACRUZ, A 10 DEJULIO DE 1519 Muy altos y muy poderosos excelentísimos príncipes, muy católicos y muy grandes reyes y señores: Bien creemos que vuestras majestades, por letras de Diego Velázquez, teniente de almirante en la isla Fernandina, habrán sido informados de una tierra nueva que puede haber dos años poco más o menos que en estas partes fue descubierta, que al principio fue intitulada por nombre Cozumel, ydespués la nombraron Yucatán, sin ser lo uno ni lo
3

H E R N Á N

C O R T É S

otro, como por esta nuestra relación vuestras reales altezas podrán ver; porque las relaciones que hasta ahora a vuestras majestades desta tierra se han hecho, así de la manera y riquezas della como de la forma en que fue descubierta, y otras cosas que della se han dicho no son ni han podido ser ciertas, porquenadie hasta ahora las ha sabido, como será ésta que nosotros a vuestras reales altezas enviamos; y trataremos aquí desde el principio que fue descubierta esta tierra hasta el estado en que al presente está porque vuestras majestades sepan la tierra que es, la gente que la posee y la manera de su vivir, y el rito y ceremonias, seta o ley que tienen, y el fruto que en ellas vuestras reales altezaspodrán hacer y della podrán recibir, y de quien en ella vuestras majestades han sido servidos; porque en todo vuestras reales altezas puedan hacer lo que más servido serán. Y la cierta y muy verdadera relación es en esta manera: Puede haber dos años, poco más o menos, muy esclarecidos príncipes, que en la ciudad de Santiago, que es en la isla Fernandina, donde nosotros hemos sido vecinos en lospueblos della, se juntaron tres vecinos de la dicha isla, y el uno de los cuales dice Francisco Fernández de Córdoba, y el otro Lope Ochoa de Caicedo, y el otro Cristóbal
4

CARTAS DE LA CONQUISTA DE MÉXICO

Morante; y como es costumbre en estas islas que en nombre de vuestras majestades están pobladas de españoles de ir por indios a las islas que no están pobladas por españoles, para se servirdellos, enviaron los susodichos dos navíos y un bergantín a que de las islas dichas trujes en indios a la dicha isla Fernandina para se servir de y creemos, porque aún no lo sabemos de cierto, que el dicho Diego Velázquez, lente de almirante, tenía la cuarta parte de la dicha armada; y el uno de los dichos armadores fue por capitán de la armada, llamado Francisco Fernández de Córdoba, y llevó porpiloto a un Antón de Alaminos, vecino de la villa de Palos, y a este Antón Alaminos trujimos nosotros ahora también por piloto; lo enviamos a vuestras reales altezas, para que dél vuestras majestades puedan ser informados. Y siguiendo su viaje, fueron a dar a dicha tierra, intitulada de Yucatán, a la punta delta, que estará sesenta o setenta leguas de la dicha isla Fernandina, desta tierra de larica tierra de la Veracruz, donde nosotros, en nombre de vuestras reales altezas, estamos; en la cual saltó en un pueblo que se dice Campoche, donde al señor dél pusieron por nombre Lázaro, y allí le dieron dos mazorcas con una tela de oro; y porque los naturales de la
5

H E R N Á N

C O R T É S

dicha tierra no los consintieron estar en el pueblo y tierra, se partieron de allá y se fueronla costa abajo hasta diez leguas, donde tornó a saltar en tierra junto a otro pueblo que se llama Machocobón, y el señor dél Champoto, y allí fueron bien recibidos de los naturales de la tierra; mas no los consintieron entrar en sus pueblos, y aquella noche durmieron los españoles fuera de las naos, en tierra. Y viendo esto los naturales de aquella tierra, pelearon otro día por la mañana con...
tracking img