Cartas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 239 (59694 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cartas
León Tolstoi


Digitalizado por
http://www.librodot.com

A T. A. ERGOLSKAIA
(En francés en el original)

Tiflis, 6 de enero, 1852

Mi muy querida tiíta:
Ahora mismo he recibido vuestra misiva del 24 de no¬viembre y la contesto ya (según la costumbre adoptada). Hace poco os escribía que lloré sobre vuestras líneas y atribuía esto a la enfermedad. Fue un error por mi parte:desde hace algún tiempo vengo llorando sobre todas las vuestras. Desde siem¬pre fui León el llorica; antes me avergonzaba de esta debilidad, pero ahora pensando en ti y en tu cariño por nosotros me corren unas lágrimas tan dulces que ya no siento en ab¬soluto vergüenza de ellas. Tu carta de hoy es muy triste y me ha causado el mismo efecto. Siempre me has dado consejos, y, por desgracia, no siemprelos he seguido, aunque quisiera vivir toda la vida de acuerdo con ellos; permíteme contarte la impresión de tu carta, y los pensamientos que ella me ha provocado. Por el afecto que siento por ti, perdóname si lo hago quizá con excesiva franqueza. Dices que te ha llegado la hora de ir con los que con tanto ardor amaste en vida, que ruegas a Dios por el fin de tu solitaria y penosa existencia.Perdóname, querida tiíta, pero pienso que pecas contra la voluntad de Dios, me ofendes, y conmigo, a todos los que te amamos. Rezas por tu muerte, por lo que es para mí la mayor desdicha (y no es una frase: Dios lo sabe, que no concibo mayor desventura que tu final y el de Nikolenka, las dos personas a las que amo más que a mí mismo). Si el creador oyera tus súplicas, ¿qué sería de mí? ¿Para quéserviría en¬tonces el ansia por corregirme, de tener nobles cualidades y alcanzar una buena reputación entre los demás? Al hacer yo planes de vida feliz siempre te llevo en mente, pienso en ti y en que compartirás mi felicidad. Si mi modo de actuar es bueno, me alegro porque sé que te dará satisfacción. Cuando no es discreto temo, sobre todo, tu amargura. Tu cariño lo es todo para mí, y sin embargorezas a Dios para que nos sepa¬re. ¿Cómo expresar mis sentimientos por ti? No hay palabras para enunciarlos; quizá pienses que exagero, pero estoy ba¬ñado en lágrimas. Debido a esta penosa separación he llegado a conocer el valor de tu amistad y el gran cariño que por ti siento.
¿Y es que soy yo solo quien te tiene tanto afecto? Ruegas a Dios por el fin de tus días. Hablas de soledad; aunque noshallemos distanciados, confía en mi cariño, y esto servirá de consuelo a tu aflicción; consciente de tu cariño en ningún sitio podría yo sentirme solo. Tengo que reconocer, no obs¬tante, que en todo lo escrito no me guía un buen senti¬miento, tengo celos de tu pesar. Hoy me ha sucedido algo que me habría hecho creer en el Altísimo, de no ser firme creyente hace ya tiempo.
En el verano en StariYurt, los oficiales no hacían otra cosa que jugar, y cantidades grandes. Viviendo en el campamento es imposible no tropezarse con esto continuamente; y a menudo presenciaba yo el juego, pero no cedía a las reiteradas insistencias de que tomase parte; así me mantuve todo un mes. Pero un buen día, bromeando, aposté una insignificancia y perdí; volví a apostar y perdí de nuevo; no tuve suerte; se removióla pasión por el juego y en dos días gasté todo mi dinero y lo que me dio Nikolenka (unos 250 rublos en plata), además de otros 500 rublos en plata por los que di una letra a pagar antes de finalizar enero de 1852. He de decirte que cerca del campamento hay un aúl en el que viven chechenos. Un joven (checheno), llamado Sado, solía venir al campamento y jugaba. No sabía contar ni anotar, y habíarastreros oficiales que lo engañaban. Por eso, yo nunca jugaba contra él, trataba de disuadirlo de que jugase, diciéndole que lo engañaban, y le propuse jugar por él. Quedó muy agradecido y me regaló un monedero. Como es la costumbre de esta nación corresponder con otro regalo, yo le regalé una escopetilla que me había cos¬tado 8 rublos. Para hacerse kitnak, o sea amigo, es necesario, según la...
tracking img