Casa de bernarda alba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 79 (19528 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LUCES DE BOHEMIA
ESPERPENTO
Ramón Mª del Valle-Inclán (1866-1936)
© Edición electrónica de la revista literaria Catarsis
DRAMATIS PERSONAE
MAX ESTRELLA, SU MUJER MADAME COLLET Y SU HIJA CLAUDINITA.
DON LATINO DE HISPALIS.
ZARATUSTRA.
DON GAY. UN ELÓN.
LA CHICA DE LA PORTERA.
PICA LAGARTOS.
UN COIME DE TABERNA.
ENRIQUETA LA PISA BIEN.
EL REY DE PORTUGAL.
UN BORRACHO.
DORIO DE GADEX,RAFAEL DE LOS VÉLEZ, LUCIO VERO, MÍNGUEZ, GÁLVEZ,
CLARINITO Y PÉREZ. JÓVENES MODERNISTAS.
PITITO, CAPITÁN DE LOS ÉQUITES MUNICIPALES.
UN SERENO.
LA VOZ DE UN VECINO.
DOS GUARDIAS DEL ORDEN.
SERAFÍN EL BONITO.
UN CELADOR.
UN PRESO.
EL PORTERO DE UNA REDACCIÓN.
DON FILIBERTO, REDACTOR EN JEFE.
EL MINISTRO DE LA GOBERNACIÓN.
DIEGUITO, SECRETARIO DE SU EXCELENCIA.
UN UJIER.
UNA VIEJAPINTADA Y LA LUNARES.
UN JOVEN DESCONOCIDO.
LA MADRE DEL NIÑO MUERTO.
EL EMPEÑISTA.
EL GUARDIA.
LA PORTERA.
UN ALBAÑIL.
UNA VIEJA.
LA TRAPERA.
EL RETIRADO, TODOS DEL BARRIO.
OTRA PORTERA.
UNA VECINA.
BASILIO SOULINAKE.
UN COCHERO DE LA FUNERARIA.
DOS SEPULTUREROS.
RUBÉN DARÍO.
EL MARQUÉS DE BRADOMÍN.
EL POLLO DEL PAY-PAY.
LA PERIODISTA.
TURBAS, GUARDIAS, PERROS, GATOS, UN LORO.La acción en un Madrid absurdo, brillante y hambriento
ESCENA PRIMERA
Hora crepuscular. Un guardillón con ventano angosto, lleno de sol. Retratos, grabados,
autógrafos repartidos por las Paredes, sujetos con hinches de dibujante. Conversación
lánguida de un hombre ciego y una mujer pelirrubia, triste - v fatigada. El hombre
ciego es un hiperbólico andaluz, poeta de odas - Y madrigales, MÁXIMOESTRELLA.
A la pelirrubia, por ser francesa, le dicen en la vecindad MADAMA COLLET.
MAX .- Vuelve a leerme la carta del Buey Apis.
MADAMA COLLET .-Ten paciencia, Max.
MAX .- Pudo esperar a que me enterrasen.
MADAMA COLLET.- Le toca ir delante.
MAX .- ¡Collet, mal vamos a vemos sin esas cuatro crónicas! ¿Dónde gano yo veinte
duros, Collet?
MADAMA COLLET.- Otra puerta se abrirá.
MAX .- Lade la muerte. Podemos suicidarnos colectivamente.
MADAMA COLLET .- A mí la muerte no me asusta. ¡Pero tenemos una hija, Max!
MAX .- si Claudinita estuviese conforme con mi proyecto de suicidio colectivo?
MADAMA COLLET .- ¡Es muy joven!
MAX .- También se matan los jóvenes. Collet.
MADAMA COLLET.- No por cansancio de la vida. Los jóvenes se matan por
romanticismo.
MAX .- Entonces, se matan poramar demasiado la vida. Es una lástima la obcecación
de Claudinita. Con cuatro perras de carbón, podíamos hacer el viaje eterno.
MADAMA COLLET.- No desesperes. Otra puerta se abrirá.
MAX .- ¿En qué redacción me admiten ciego?
MADAMA COLLET.- Escribes una novela.
MAX .- Y no hallo editor.
MADAMA COLLET.- ¡Oh! No te pongas a gatas, Max. Todos reconocen tu talento.
MAX .- ¡Estoy olvidado!Léeme la carta del Buey Apis.
MADAMA COLLET.- No tomes ese caso por ejemplo.
MAX .- Lee.
MADAMA COLLET .- Es un infierno de letra.
MAX .- Lee despacio.
MADAMA COLLET, el gesto abatido y resignado, deletrea en voz baja la carta. Se
oye fuera una escoba retozona. Suena la campanilla de la escalera.
MADAMA COLLET.- Claudinita, deja quieta la escoba y mira quién ha llamado.
LA VOZ DE CLAUDINITA.-Siempre será Don Latino.
MADAMA COLLET.- ¡Válgame Dios!
LA VOZ DE CLAUDINITA.- ¿Le doy con la puerta en las narices?
MADAMA COLLET.- A tu padre le distrae.
LA VOZ DE CLAUDINITA.- ¡Ya se siente el olor del aguardiente!
MÁXIMO ESTRELLA se incorpora con un gesto animoso, esparcida sobre el pecho la
hermosa barba con mechones de canas. Su cabeza rizada y ciega, de un gran carácter
clásicoarcaico, recuerda los Hermes.
MAX .- ¡Espera, Collet! ¡He recobrado la vista! ¡Veo! ¡Oh, cómo veo! -
¡Magníficamente! ¡Está hermosa la Moncloa! ¡El único rincón francés en este páramo
madrileño! ¡Hay que volver a París, Collet! ¡Hay que volver allá, Collet! ¡Hay que
renovar aquellos tiempos!
MADAMA COLLET.- Estás alucinado, Max.
MAX .- ¡Veo, y veo magníficamente!
MADAMA COLLET.- ¿Pero qué...
tracking img