Casa de muñecas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4466 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En 1879, cuando fue publicada, ninguna mujer había sido admitida jamás en la Universidad de Cristianía (actual ciudad de Oslo). Por lo tanto, hablar de reconocer la plena igualdad entre el hombre y la mujer en la sociedad y en la familia, es relativamente fácil hoy día; cuando Ibsen lo hizo, no. El dramaturgo cuestiona, a través de su más célebre obra, la situación de la mujer ya no sólo en elmatrimonio, en la barrera del hogar, sino también en la sociedad toda. En su vida social y política se mostró, en concordancia con sus escritos, comprometido con la liberación femenina, con la rotura de las cadenas irracionales que aún permanecían, sin llegar al extremo de ser un feminista. Asimismo fue un gran admirador de la tarea que llevan a cabo las madres.
La protagonista es Nora ha sidovíctima de un obrar bueno, de una virtuoso accionar. Sus propósitos derivan de la benevolencia (y cierta ingenuidad) que posee; pero el dilema se presenta cuando esas buenas intenciones colisionan con las normas establecidas. ¿Se puede acaso condenar a una mujer desesperada, aquejada por motivo de una necesidad de fuerza mayor? Cuestión ciertamente engorrosa. Ibsen hace girar todo el drama alrededor desu compleja figura; ella es el centro de atracción que vincula entre sí a todos los demás personajes.
Se trata de seres desasosegados e inquietos, turbados y ensimismados, en permanente conflicto con ellos mismos y con las incoherencias de un sistema social caprichoso, pese a que los problemas humanos, en esencia, siempre sean los mismos, más allá de los tiempos
Krogstad, por su parte,desempeña una doble función harto interesante: víctima y victimario a la vez. Quizá, casi los mismos roles antagónicos que a Nora le han tocado. Krogstad es un abogado, al igual que Helmer (el marido de la protagonista), que, atrapado ante una inminente resolución perjudicial a su persona, recurre a Nora como única y singular forma de “salvación”; está dispuesto a interferir radicalmente en su vida, contal de salvaguardar sus intereses. Hete aquí la causa determinante del conflicto, aunque la génesis se retrotraiga a ocho años antes. Es Helmer, por último, el personaje que representa fielmente la moral establecida, la contradicción del un injusto sistema burgués, que se ampara en lo que dicta la ley para castigar a quien ha realizado una acción recta, luego de prohibirla.

La sociedad en laque vivió Ibsen
Durante la época en que vivió Ibsen, Noruega era un lugar donde la sociedad era conscientemente discriminatoria: “Nuestra sociedad es masculina y hasta que no entre en ella la mujer, no será humana” escribió Ibsen. El hecho de que Casa de Muñecas tenga como protagonista una figura femenina cuyo comportamiento evoluciona a lo largo de la obra, constituyó un escándalo para lasociedad y un logro en la emancipación de las mujeres.
El teatro de Ibsen muestra sobre la escena los problemas de la sociedad burguesa en la que la mujer es relegada por la autoridad del hombre: padre/marido.
Sin embargo, en el tejido social noruego comienzan a aparecer fisuras. El mundo es un mundo en movimiento, los antiguos valores y las anteriores concepciones de la vida no son fijos, elmovimiento amenaza el orden social establecido. Este proceso de cambio tiene un aspecto tanto psicológico como social e ideológico. Ibsen exigía que el arte dramático reuniera, de la forma más realista posible, estos tres aspectos. La unión de estos tres elementos es la esencia del drama para Ibsen: “Lo esencial para mí ha sido describir a seres humanos, sentimientos humanos, y destinos humanos basados enciertas condiciones y posturas sociales”.
Ibsen sacó a la vista los problemas y divergencias de la familia burguesa. Condena la doble moral, la falta de libertad, la traición y la estafa.
Palabras de Ibsen
“Existen dos tipos de código moral, dos tipos de conciencia, uno en el hombre y otro completamente diferente en la mujer. No se entienden entre sí; pero la mujer es juzgada en la vida...
tracking img