Casas muertas y mene

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1213 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 23 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hacia una reflexión de Mene y Casas Muertas

El comienzo del siglo XX venezolano es fundamentalmente rural. El campo era mucho más importante que las ciudades. Sin embargo, esta dinámica se ve trastocada con la aparición del petróleo. Comienza un fenómeno de migración interna, la población emigra del campo a las ciudades en búsqueda de una vida mejor.

La vida petrolera venezolanacomo lo explica Miguel Otero Silva en su novela “Casas Muertas” implicó el desarrollo de pueblos que conocen el salvajismo y los goznes que la civilización ofrece. Se institucionaliza la prostitución, los hábitos de vida tradicional se ven alterados y una nueva dinámica invade al país. Finalizada la extracción petrolera muchos de estos pueblos se sumergen en el tedio de días infinitos en dondelos hombres no tienen empleos ni posibilidades de desarrollo.

Ahora bien, la explotación petrolera en la época gomecista en Venezuela fue desenfrenada. Los tanqueros poseían doble sistema de almacenaje y mucho era el petróleo que ilegalmente era enviado de contrabando a los Estados Unidos. Con Gómez aparece una nueva clase petrolera que amasa sus fortunas con las compañías norteamericanas.El país comienza a ser modificado, las formas arquitecturales de construcción se alteran. El autoritarismo de Gómez convierte a Venezuela en una hacienda cuyo principal amo es el tirano. El déspota posee la tierra, esclaviza a los hombres y controla el comercio. Además, persigue y sentencia a muerte a todo aquel que trata de competir con el producto de sus tierras.

En consecuencia, enobras como “Casas Muertas” y “Mene” observamos que se refleja la problemática de aquella época. “Casas Muertas” es obra que obtuvo el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nacional de Novela Arístides Rojas. Además, está inscrita en la más nítida escuela realista, siendo así una novela de alta calidad estética, publicada por vez primera en Buenos Aires en 1955 que retrata dramáticamente lasituación de Ortiz, un pueblo de los llanos venezolanos que languidece y casi llega a desaparecer en las primeras décadas del siglo XX, como consecuencia de la desolación y muerte provocadas por el caudillismo, las guerras civiles, la miseria y las enfermedades. Aquí se ve el regreso de las enfermedades del siglo XIX, entre ellas el paludismo y la hematuria. También podemos decir que es una novela dela decadencia del pueblo de Ortiz, pueblo agropecuario que se encuentra en una gran decadencia económica y todo esto trae como consecuencia una decadencia cultural y política.

Por un lado, Ortiz es un pueblo que sí tiene existencia real, es decir, que puede ubicarse perfectamente en el mapa y que en la obra muestra un destino de pestes, pobreza, muerte y olvido. El Ortiz, en otro tiempollamado la “Rosa de los Llanos” que, con un telón de fondo formado por la dictadura de Marcos Pérez Jiménez va camino de la restitución, o más bien, del fin de su pasado ganadero y campesino, para adentrarse en los procesos que a mediados del siglo XX volcaron al país en una presurosa búsqueda de petróleo, especialmente en las tierras del Oriente. Pacheco menciona al respecto que la transformaciónfundamental, no sólo económica y política, sino, social y cultural, que se apoderó en nuestro país entre los años veinte y cuarenta es uno de estos momentos, dicho de otro modo, la expansión y consolidación de la industria petrolera.

Silva sabe muy bien que en este proceso de transición, muchos pueblos quedan rezagados: los unos, porque todos sus habitantes huyen hacia nuevos horizontes,los otros, porque para el gobierno central son gente muerta, y los más, por la combinación de estas dos razones y un destino de enfermedad y abandono que sometidos a intereses externos son víctimas de un falso progreso. De manera que, Casas Muertas, es la historia de todo un pueblo, narrada de la mano de algunos personajes claves cuya figura protagónica se representa por Carmen Rosa. De esta...
tracking img