Caso canigan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3017 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESTILO NÚMERO UNO

JACK WELCH

Revista: Gestión

Autores : Jack Welch - John A. Byrne

Cuando Welch asumió la conducción de la corporación, en 1981, los ingresos eran de US$ 25.000 millones, tenía US$ 1.500 millones de ganancias y 404.000 empleados. En el año 2000, los ingresos de General Electric habían trepado a US$ 130.000 millones, con US$ 13.000 millones de ganancias y 340.000empleados. En ese lapso, el ejecutivo encaró una profunda transformación, empezando por un punto delicado: sus recursos humanos.
"GE es su gente", admite Welch. Harto de "la maldita burocracia", su meta fue crear una organización más ágil y emprendedora. Para lograrlo puso el acento en la capacitación, el sistema de remuneración (basado en retribuciones ligadas al rendimiento de cada empleado, supotencial y su adhesión a los "valores" de la compañía) y en planes orientados a retener sólo a los mejores.
Otra jugada audaz fue su estrategia para posicionar a GE exclusivamente en los mercados donde pudiera asumir el primero o el segundo lugar. Las consecuencias de esta decisión fueron múltiples. Por un lado, hubo que evaluar si "se vendían, cerraban o reestructuraban" 42 empresas. Por otro, lamedida conmovió a los empleados y analistas externos, quienes no podían entender por qué uno de los conglomerados más emblemáticos de la industria norteamericana, con ganancias e ingresos colosales, se deshacía de unidades de negocio rentables (aunque con márgenes estrechos), como la de equipos de aire acondicionado.
En Jack, Straight from the Gut -libro en el que colaboró el periodista John A.Byrne-, Welch revive cada uno de esos episodios, y recuerda a las personas que más influyeron en su personalidad y forjaron sus convicciones. Además de contar anécdotas personales y profesionales, el veterano ejecutivo explica, sin tapujos, su filosofía de management.
Welch reconoce que su madre fue la persona que más influyó en él. Grace, a quien su hijo describe como "ruda y agresiva, cálida ygenerosa", sabía juzgar el carácter de la gente y podía reconocer un farsante a kilómetros de distancia. A ella le atribuye Welch muchas de sus convicciones sobre la manera de conducir una empresa. Entre otras, competir duramente para ganar, enfrentar la realidad, motivar a la gente con estímulos, sanciones y reconocimientos, fijar objetivos que puedan ajustarse a medida que se avanza, y efectuarun seguimiento constante de los empleados para asegurar no sólo el cumplimiento de las tareas sino de que las cosas se estuvieran haciendo bien.
Sin embargo, lo que más le agradece a su madre es la confianza que le inspiró en sí mismo. A su juicio, la confianza es la condición esencial para asumir riesgos y atreverse a dar mucho más de lo que uno imagina. Un rasgo fundamental de los buenosejecutivos, que deben ser capaces de alentar a sus subordinados, desafiarlos para lograr metas nunca antes soñadas y ofrecerles recompensas apropiadas cuando triunfan.
"Mi madre nunca tuvo gente a su cargo, pero sabía cómo alentar la autoestima -recuerda Welch-. Siempre tuve dificultades para hablar; una especie de tartamudeo que no desaparecía. A veces provocaba incidentes cómicos, pero otras veces meavergonzaba. Mi madre ideó la justificación perfecta cuando me dijo: 'Eres tan inteligente, que ninguna lengua es capaz de ir a la misma velocidad de tu cerebro'. Dejé de preocuparme por mi tartamudez porque creí firmemente en sus palabras. Me convenció de que podía lograr lo que quisiera."

Los primeros años

Jack Welch nació en Peabody, Massachusetts, el 19 de noviembre de 1935. Sus cuatroabuelos eran inmigrantes irlandeses. Su padre trabajaba como guarda en el tren de Boston a Maine, y "con su ejemplo aprendí el valor del trabajo arduo", comenta el ejecutivo.

Estudió ingeniería química en la Universidad de Massachusetts y cursó una maestría en la Universidad de Illinois. Cuando se recibió, en 1958, el país atravesaba una recesión. Y, como había pocas ofertas de trabajo, optó...
tracking img