Caso freud: elisabeth von r

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4555 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
VON R
En 1892, un colega me pidió que examinase a una joven dama que desde hacía más de dos años padecía de dolores en las piernas y caminaba mal. Agregó que consideraba el caso como una histeria. Conocía un poco a la flia, y sabía que en los últimos años se había abatido sobre ella muchas desdichas y muy pocas cosas alegres le pasaban. Primero había muerto el padre, luego su madre debiósometerse a una seria operación de los ojos; y poco tiempo después una hermana casada sucumbió, tras un parto, a una vieja dolencia cardiaca. En todas esas penas y todo ese cuidar enfermos nuestra paciente había tenido la mayor participación.

Parecía inteligente y psíquicamente normal, caminaba con la parte superior de su cuerpo inclinada hacia adelante, pero sin apoyo; su andar no respondía aninguna de las maneras de hacerlo conocidas por la patología, y por otra parte ni siquiera era llamativamente torpe. Se quejaba de grandes dolores al caminar, y de una fatiga que le sobrevenía muy rápido al hacerlo y al estar de pie. El dolor era de naturaleza imprecisa: uno podía sacar tal vez en limpio: era una fatiga dolorosa. Una zona bastante grande, mal deslindada, de la cara anterior del musloderecho era indicada como el foco de los dolores. La piel y la musculatura eran ahí particularmente sensibles a la presión y el pellizco; la punción con agujas se recibía de manera más bien indiferente. La zona de los muslos.

No me resultaba fácil llegar a un diagnóstico, pero fui del mismo parecer que mi colega, por dos razones. En primer lugar, era llamativo cuán imprecisas sonaban todas lasindicaciones de la enferma, de gran inteligencia sin embargo, acerca de los caracteres de sus dolores. Un enfermo que padezca de dolores orgánicos, si no sufre de nervios además de esos dolores, los describirá con precisión y tranquilidad: por ejemplo, dirá que son lacerantes, le sobrevienen con ciertos intervalos, se extienden de esta a estotra parte, y que, en su opinión, los provoca tal o cualinflujo. La expresión de su rostro es tensa, lucha para encontrar las palabras, rechaza cada definición que el médico le propone para sus dolores. Otro rasgo llamativo, era que cuando en VonR se pellizcaba u oprimía la piel y la musculatura hiperálgicas de la pierna, su rostro cobraba una peculiar expresión, más de placer que de dolor. Nada de esto era demasiado grueso, pero sí lo bastante nítido ycompatible sólo con la concepción de que esa dolencia era una histeria y la estimulación afectaba una zona histerogena.

El gesto no armonizaba con el dolor que supuestamente era excitado por el pellizco de los músculos y la piel; probablemente concordaba mejor con el contenido de los pensamientos escondidos tras ese dolor y que uno despertaba en la enferma mediante la estimulación de las partesdel cuerpo asociadas con ellos. Lo probable, entonces, era que hubiera sobrevenido una alteración orgánica de los músculos en el sentido indicado, en la cual la neurosis se apuntaló haciendo aparecer exageradamente grande su valor. También la terapia partió de la premias de que se trataba de una enfermedad mixta. Se le recomendó que continuaran los masajes de los músculos, a pesar del dolor queello producía. Así obtuvimos una mejoría leve. Así se iba preparando un tratamiento psíquico, cuando, tras cuatro semanas de seudoterapia, yo le propuse y di a la enferma alguna información sobre el procedimiento y su modo de acción, hallé rápido entendimiento y mínima resistencia.

El trabajo fue difícil. Por largo tiempo, no atiné a descubrir el nexo entre la historia de padecimientos y ladolencia misma, que empero debía de haber sido causada y determinada por aquella serie de vivencias.

Al emprender un tratamiento catártico de esta índole, lo primero será plantearse esta pregunta; ¿es para la enferma consabido el origen y la ocasión de su padecer? En caso afirmativo, no hace falta de ninguna técnica especial para ocasionar que reproduzca su historia de padecimientos; el interés...
tracking img