Caso miss lucy r

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2630 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Miss Lucy R. (30 años). (Freud)

A fines de 1892, un colega me derivó una dama de 30 años a quien trataba a causa de una rinitis infecciosa de recurrencia crónica. Pero últimamente la paciente había acudido por unos síntomas que el versado médico ya no podía atribuir a una afección local. Había perdido por completo la percepción olfativa, y una o dos sensaciones olfatorias que sentía muypenosas la perseguían casi de continuo. Además, andaba desazonada, cansada, se quejaba de pesadez de cabeza, poco apetito y una disminución en su capacidad de rendimiento.
La joven, que vivía en los alrededores de Viena como gobernanta en casa de un director de fábrica, me visitó de tiempo en tiempo en mi consultorio. Era inglesa, de constitución delicada, sana hasta la afección de lanariz. Sus primeras comunicaciones corroboraron las indicaciones del médico. La parte interior de la nariz era enteramente análgica y carente de reflejos. Sentía ahí los contactos, pero la percepción de este órgano sensorial estaba por completo cancelada para estímulos. El catarro nasal purulento se encontraba justamente en una fase de mejoría.
Debía de ser posible hallar una vivencia en la cualestos olores, ahora devenidos subjetivos, hubieran sido objetivos; esa vivencia tenía que ser un trauma, y las sensaciones olfatorias se repetirían como un símbolo de él en el recuerdo. Esta expectativa se cumplió pronto. A mi pregunta sobre la clase de olor que más la perseguía, recibí esta respuesta: «Como de pastelillos quemados». Sólo me hizo falta suponer, entonces, que en la vivencia deeficacia traumática realmente había intervenido el olor de pastelillos quemados. Acerca de las circunstancias de vida de la enferma, yo sabía sólo que en el hogar cuyos dos hijos estaban a su cargo faltaba la madre, fallecida hacía algunos años de grave enfermedad.
Me resolví entonces a hacer, del olor a «pastelillos quemados» el punto de partida del análisis. Le pregunté si recordaba laocasión en que se había generado la sensación olfatoria de los pastelillos quemados. -« ¡Oh, sí! Lo sé con toda precisión. Fue hace unos dos meses, dos días antes de mi cumpleaños. Estaba con los niños en el aula, y jugaba con ellos (eran dos niñas) a cocinar; de pronto traen una carta que acababa de entregar el cartero. La carta es de mi madre, desde Glasgow; quise abrirla y leerla. Entonces las niñasse abalanzan sobre mí, me arrebatan la carta de la mano y exclaman: " ¡No, no puedes leerla ahora, es sin duda para tu cumpleaños, nosotras te la guardaremos!". Mientras las niñas jugaban así conmigo, se difundió de pronto un intenso olor.
Las niñas habían abandonado los pastelillos que cocinaban, y se habían quemado. Desde entonces me persigue ese olor, en verdad está siempre ahí y sevuelve más fuerte cuando estoy emocionada». -«¿Ve usted nítidamente ante sí esa escena?». - «De manera palpable, tal como la he vivenciado». - «¿Qué pudo en ella haberla emocionado tanto?». - «Me tocó la ternura que las niñas me demostraban». - «¿No eran siempre tan tiernas?». - «Sí, pero yo acababa de recibir la carta de mi madre». - «No comprendo en qué sentido la ternura de las niñas y la carta dela madre formarían ese contraste al que usted, empero, parece apuntar». -«Es que yo tenía el propósito de viajar para visitar a mi madre, y me pesaba muchísimo abandonar a estas queridas niñas». - «¿Qué ocurría con su madre? ¿estaba enferma y usted esperaba noticias de ella?». -«No, ella tiene mala salud pero no está justamente enferma, y tiene una dama de compañía». - «Entonces, ¿por quéabandonaría usted a las niñas?». - «No se aguantaba más en la casa. El ama de llaves, la cocinera y la institutriz parecen haber creído que me ensoberbecía en mi puesto; se han unido en una pequeña intriga contra mí: le murmuraron todo lo que pudieron sobre mí al abuelo (de las niñas), y yo no encontré en los dos señores el apoyo que había esperado cuando llevé a ellos mi queja. Por eso anuncié mi...
tracking img