Caso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1425 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 23 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
"La necesidad de la Ética" Fernando Savater
________________________________________

Con alarmante frecuencia, al plantear preguntas éticas o intervenir en debates que tienen trasfondo moral, oye uno decir: "pero ¿acaso puede hablarse de ética en este mundo en que vivimos?". Parece que ética, (o la moral, pues utilizaré indistintamente estos dos términos no del todo intercambiables)resulta demasiado inverosímil en nuestro momento histórico. Tal inverosimilitud presenta dos niveles, uno inmediatamente práctico y otro que pudiéramos calificar como teórico. Según el primero, el mundo contemporáneo es un cenagal tan acabado de concupiscencias, egoísmo y violencias que resulta del todo risible invocar a la moral para que venga a ayudarnos en semejante contexto. Sería como si alguiense cayese desde un avión a varios kilómetros de altura confiase en utilizar como paracaídas una hojita de papel de fumar. El segundo nivel explica que la ética ha perdido su razón de ser operativa en el momento presente, al ser sustituida por otros sistemas de interpretación y orientación de la acción humana justificados racionalmente con mayor contundencia científica.
¿Vivimos tiemposespecialmente inhóspitos para la ética? Quienes así lo afirman se basan en un somero repaso a la catadura del siglo que acaba: dos tremendas guerras de alcance mundial con millones de víctimas, secundadas por cientos de conflictos menores más localizados pero no menos destructivos; la puesta en práctica de totalitarismos ideológicos que han justificado con inhumana eficacia el exterminio de capassociales de la población civil y aún de etnias enteras; también se han presentado los campos de concentración y armas para la destrucción masiva de un alcance nunca soñado antes en la nutrida historia de la criminalidad política; pese al desarrollo industrial y tecnológico, un tercio de la población mundial padece hambre, en muchos países latinoamericanos es tristemente común el abandono y asentamientode los niños, incluso dentro de las naciones más desarrolladas hay grandes bolsas de miseria urbana y las agresiones a nuestro entorno ecológico hacen temer graves peligros para la vida humana
en el próximo futuro; si a todo ello se unen los frecuentes casos de corrupción política y económica que envilecen las democracias, la barbarie de los enfrentamientos nacionalistas o de las persecucionesxenófobas, etcétera, resulta inevitable asumir que el siglo veinte, como asegura el célebre tango, "es un prodigio de maldad insolente" y que en él las invocaciones éticas suenan tan poco adecuadas como las carcajadas en un funeral.
Sin embargo esta línea argumental comente un básico error de planteamiento. Parece darse por supuesto que el discurso ético sólo es pertinente allí donde el respetoa los principios morales es mayoritario y evidente. Lo cual, claro está, no ha ocurrido nunca. El mundo en el que vivieron Aristóteles, Spinoza o Kant no era menos propenso a las atrocidades que el nuestro, aunque sus limitaciones técnicas o lo sumario de las comunicaciones reduzcan (a nuestro juicio contemporáneo) el alcance espectacular de las mismas. La exigencia ética siempre ha estado endramática minoría frente a la realidad histórica mayoritaria. Nunca ha sido la voz de lo dominante, de lo en efecto ya cumplido, sino la demanda que se opone a lo supuestamente inevitable. Tanto su dignidad como su urgencia provienen de la disidencia, de ser la articulación crítica de cierto inconformismo no partidista. Reservar la pertinencia de la palabra
moral para el mundo ya del todomoralizado equivaldría a desnaturalizar y castrar su propuesta, que es tensión y alarma frente a lo simplemente dado. El empeño ético siempre está comenzando de nuevo: nunca se reifica en lo
garantizado. Si hay algún acento triunfal en su tono no es como grito de victoria sino como aliento de resistencia.
Se oye repetir sin cesar el tópico sobre la "crisis de los valores". Pero lo que resulta...
tracking img