Causasde la crisis en mexico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (340 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Como se descubrió que el dióxido de carbono es uno de los productos de la respiración

Es evidente que Presley no esta­bleció de inmediato, ni tampoco posteriormente, todos los mecanis­mosde la respiración, por otra par­te complejos y muy diferentes en los animales y los vegetales. Pero orientó la investigación al demos­trar, en primer lugar, que el volu­men de aire disminuyeuna quinta parte durante la respiración, la combustión y la putrefacción. En 1771, guiado únicamente por su in­tuición, Presley quiso comprobar si el aire «usado» por los animales era adecuadopara las plantas. Co­locó bajo una campana de cristal, donde un ratón había muerto de as­fixia, una planta verde en buen es­tado. La planta no sólo no se mar­chitó, sino que restauró la«bon­dad» (término equivalente al de goznes utilizado por Presley) del aire, ya que al poner otro ratón bajo la campana sobrevivió durante cierto tiempo (la planta había ab­sorbido el anhídridocarbónico y producido oxígeno).
En 1777, Lavoisier, que acababa de descubrir el oxígeno, repitió a su manera el expe­rimento de Presley y constató, por una parte, que un pájaro encerrado en unacampana de cristal producía un gas que era absorbido por el car­bonato de cal (el anhídrido carbóni­co) y, por otra, que el volumen de oxígeno bajo la campana iba decre­ciendo con la respiración.Como el primero de estos fenómenos sólo se producía cuando un ser vivo se ha­llaba bajo una campana de cristal, y el segundo fenómeno tenía lugar cuando había al mismo tiempo un ser vivo y unallama bajo la campa­na, Lavoisier dedujo, no sin cierta razón, que existía una semejanza entre la combustión y la respira­ción, ya que ambas se producían gracias al consumo de oxígeno. Fue elprimero en establecer las bases para comprender la producción de calor animal por la respiración, ba­ses que hoy permanecen inaltera­bles, a pesar de que se hayan enri­quecido con muchos...
tracking img