Cazadores de microbios capitulo iv

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1023 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO IV
ROBERTO KOCH
PALADIN CONTRA LA MUERTE
Roberto Koch era un buen estudiante, pero soñaba con ser cazador de tigres; tenia además también la manía de memorizaba nombres de cientos de huesos y músculos, pero en su imaginación partía rumbo a Oriente. El sueño de Koch era ser explorador, medico militar, o por lo menos medico naval para tener la oportunidad de conocer países exóticos olejanos. Un Koch mas adulto se logro cazar con Emma Frantz, siempre se paseaban por los muelles y un día le rogó se casara con el, hablándole de los exóticos viajes que realizarían alrededor del mundo. Sin embargo Emma solo accedió si koch olvidaba todos esos sueños locos de aventuras, Koch accedió, la dicha junto a ella logro hacer que se esfumaran sus sueños de aventura y se dedico a practicar lamedicina. Mientras tanto Lister en Escocia se dedicaba a salvarles la vida a los pobladores mediante la asepsia, y en Europa los profesores y estudiantes de las facultades de medicina se empezaban a interesar por las teorías de Pasteur, Koch se mantenía aislado del mundo científico como antes lo estuviera Leeuwenhoek y mejor prefería pensar en que podía hacer para curar a los enfermos, si demuchas enfermedades desconocía su causa; en 1873 ni siquiera los médicos mas reconocidos e importantes ofrecían mejor explicación sobre el origen de algunas de estas enfermedades, no creían que los gérmenes fueran la causa de las enfermedades. Entonces Koch decide empezar a hacer sus investigaciones y empieza a aprender a utilizar su microscopio, le gustaba observar gotas de sangre de ovejas y devacas muerta debido a la enfermedad de carbunco. En aquel entonces el carbunco era una enfermedad misteriosa que preocupaba a los campesinos de Europa, ya que arruinaba los ganados. A partir de entonces Koch concentro su atención el los animales muertos de carbunco, olvidando sus visitas profesionales cuando una oveja muerta se atravesaba en su camino; frecuentaba las carnicerías para enterarse decuales eran las granjas afectadas por el carbunco. En los pocos ratos libres que disponía, ponía gotas de sangre negra en cristales delgados perfectamente limpios. Un día al mirar atentamente, descubrió unos pequeños bastoncitos cortos que flotaban agitándose levemente entre los glóbulos sanguíneos. Curiosamente dejo de estudiar animales muertos, para dedicarse a los sanos, lo que le robo un poco masde tiempo de sus consultas, y estos animales perfectamente sanos descubrió que no aparecían en ninguno de los bastoncitos que observaba en los animales muertos, pero seguía sin saber si estaban vivos, si se multiplicaban. Como no tenía suficiente dinero para tener bacas y ovejas, pensó en contagiar de carbunco a pequeños ratones blancos, si eso era posible podía demostrar que se multiplicaban.Encontró una manera segura de para contagiar el carbunco a los ratones, como no contaba con jeringas para inyectarles las sangre infectada, tomo astillitas, que limpio y calentó perfectamente, las mojo con sangre contaminada y se las inserto en la base de la cola mediante un pequeño corte y coloco al pequeño ratón en una jaula. Extrajo el hígado y los pulmones y observo el bazo que estaba negro ymuy hinchado, lo abrió y empezó a examinarlo, observo que estaba lleno de los bastoncitos que había encontrado en la sangre de los animales muerto de carbunco y con gran alegría supo que había logrado contagiar a los ratones el carbunco. Un buen día se le ocurrió un método facilísimo para lograr desarrollar a los bastoncitos: en un vidrio delgado coloco una gota de humor acuoso de buey, en esta gotaintrodujo un pequeño fragmento de bazo de ratón contaminado y luego coloco otro vidrio más grueso, giro el conjunto completamente aprisionado en la cavidad aislada de otros microbios. Al cabo de un tiempo los bastoncitos se empezaron a multiplicar. Ahora sabía que estos bastoncitos estaban vivos y eran la causa del carbunco. En el año de 1876, Koch se decido al fin a contar al mundo entero que...
tracking img