Cenicienta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (746 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La cenicienta |

   En un lejano país, vino al mundo una niña muy bella, a la que pusieron por nombre Cenicienta, y cuya madrina fue el hada Buena del Bosque. A los pocos meses murió su madre ydurante varios años solo tuvo la compañía de su padre, que era un rico comerciante que hacía largos viajes a los países vecinos para comprar y vender mercancías.    Un día su padre conoció a una viudaque le pareció buena; además tenía dos hijas de su anterior matrimonio, y pensó que era una oportunidad de dar a Cenicienta una segunda madre.    Pero no fue así. La madrastra y sus hijas se dedicarona hacerle la vida imposible a Cenicienta. Fingían ser amables con ella cuando estaba el padre, pero cuando se iba la mandaban hacer todas las labores de la casa. Cenicienta se pasaba el día trabajandoy llorando en su fría habitación del desván, adonde la habían trasladado.    Un día apareció un paje del Rey que fue leyendo un bando por toda la ciudad. En él decía que todos los habitantes quedabaninvitados a las fiestas que se iban a celebrar en honor del Príncipe heredero, debiendo acudir con los trajes más bonitos que tuvieran.    Todos se pusieron muy contentos y comenzaron a preparar susvestidos. También Cenicienta, la madrastra y sus dos hijas pusieron manos a la obra. Cenicienta debía fregar los suelos, lavar, planchar, hacer la compra y la comida y además tuvo que coser los trajesde la madrastra y sus hijas.    Llegó el día señalado, la madrastra y sus hijas decían a Cenicienta: Plánchame el vestido, cóseme un botón, ayúdame a vestirme, tráeme los zapatos, y muchas cosas más.Por fin estaban lujosamente vestidas y enjoyadas.    - ¡Vamos! Dijo la madrastra a sus hijas, y dirigiéndose a Cenicienta que aún estaba con las ropas de estar en casa, pues no había tenido tiempo determinar su vestido, añadió:    - Tú no puedes venir con ese vestido y como ya está aquí la carroza, no podemos esperarte, así que te quedas en casa.    Y las tres marcharon riéndose.    Cenicienta...
tracking img